Javier Fernández Riva

| 11/9/2001 12:00:00 AM

En defensa del patrimonio de Bogotá

El gobierno debe crear condiciones que eviten que Bogotá pierda una excelente posibilidad de valorización de la ETB.

por Javier Fernández Riva

No, definitivamente no creo los rumores. Estoy seguro de que los concejales de la capital que hundieron la autorización para que la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB, pudiera endeudarse en dólares para poder participar en la licitación de las licencias del "PCS", no lo hicieron porque estuvieran fletados por intereses particulares, sino por inadvertencia del perjuicio que con ello podrían causarles a los bogotanos.

Es evidente que con la introducción del PCS, una forma de telefonía móvil que competirá con los celulares, los consumidores ganarán al disponer de una alternativa que contribuirá a mantener precios bajos y buena calidad del servicio. Pero, además, para la ETB la adquisición de las licencias tiene un interés estratégico. Si la empresa contara con una licencia de PCS, adquirida a un precio razonable, se valorizaría de inmediato al añadir a su excelente base de telefonía fija la posibilidad de brindar el servicio de telefonía móvil. Esa valorización excedería con creces la inversión en la licencia.



Hace un tiempo estaba de moda decir que la ETB no valía casi nada porque era "obsoleta". Un error, pues una empresa que vende más de $1 billón por año y obtiene sobre eso una utilidad operacional de 25% (que se dispararía a más de 35% al excluir el costo de la depreciación, el famoso "Ebitda") vale un montón de plata, mírese como se mire. Aun si la ETB de verdad fuera tan obsoleta que estuviera condenada a desintegrarse en el aire dentro de 7 años, su flujo de utilidades antes de depreciación, en ese período, tiene un valor actual mucho mayor que los irrisorios precios de venta que muchos mencionaban, no siempre en forma desinteresada, como los mayores que podrían lograrse.



Si la ETB adquiere las licencias para PCS los bogotanos ganarán por partida doble: un mejor servicio de telefonía móvil, y una gran valorización de una empresa de su propiedad.



Para superar la dificultad creada por la negativa del Concejo a autorizar el endeudamiento el alcalde ha dicho que venderá acciones de la ETB. La idea me gusta pero una operación "tipo ISA" difícilmente podría efectuarse con la celeridad necesaria para participar en la licitación de PCS que arrancará este mes.



Una opción interesante surge del anuncio del gobierno de que usará el dinero de la venta de las licencias de PCS para capitalizar los fondos de pensiones de Adpostal y Telecom. Esos fondos no necesitan dólares, que hoy rinden tan poco, ni efectivo para meterlo en CDT. Mucho mejor para ellos sería contar con una acreencia de calidad total, que rindiera las tasas activas del mercado. ¿Por qué no vender a crédito las licencias de PCS y entregarles a los fondos de pensiones una acreencia de la ETB como resultado de esa operación?



Por supuesto, tratándose de una licitación todos los participantes deberán tener la opción de comprar a plazo las licencias de PCS, en condiciones definidas por el gobierno. Pero crear esa opción no implicará la necesidad de hacer evaluaciones exhaustivas de la capacidad de endeudamiento de los licitantes pues el "riesgo crediticio" sería nulo en cualquier caso. La razón es obvia: al vender a crédito las licencias de PCS el gobierno no estará entregando algo que el comprador pueda agotar, dañar o retener contra la voluntad del vendedor, aunque incumpla pagos: si el comprador incumple el gobierno recuperaría automáticamente la licencia, reteniendo la cuota inicial. Negocio redondo.



En síntesis, mediante una opción de venta a plazos de la licencia de PCS:



1. La ETB podría participar en la licitación, ganándola casi con seguridad porque nadie tendrá mayor interés estratégico en adquirir las licencias. Excepto, claro, un comprador potencial de la ETB que quisiera quitarle a la empresa la opción de tener PCS, para desvalorizarla antes de comprarla. Y al tener la ETB la licencia de PCS su precio eventual de venta se dispararía, beneficiando enormemente a los bogotanos.



2. Los fondos de pensiones de Adpostal y Telecom podrían cumplir el sueño de cualquier fondo de pensiones: colocar parte de sus reservas a tasas activas o de crédito, no a las bajas tasas de depósito, pero sin el menor detrimento de la seguridad de esas reservas.



La que propongo es, apenas, una de las vías para evitar que la ETB pierda valor en lugar de ganarlo. Todas tienen que explorarse para evitar que el error de una mayoría de los concejales de Bogotá, de seguro bienintencionado, acabe erosionando el patrimonio de los bogotanos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.