Opinión

  • | 2008/02/01 00:00

    Empresas familiares y competitividad

    La relevancia de las empresas de familia en la economía del país las obliga a grandes retos y a una gran responsabilidad en la reducción de la pobreza y en el mejoramiento de la competitividad del país.

COMPARTIR

Hace pocos días Pancracio tuvo la oportunidad de asistir a la presentación del Primer Informe de Competitividad de la economía colombiana elaborado por el Consejo Privado de Competitividad1. Al terminar la presentación le pregunté a Pancracio cómo veía él, como cabeza de una familia empresarial, el papel de las familias empresarias en el avance de la competitividad de este país, puesto que en el informe se decía que le había llegado el turno a lo microeconómico para mejorar. Esta pregunta es válida para todas las familias empresarias de este país: ¿Cómo podrían las organizaciones familiares empresariales ayudar a reducir la tasa de pobreza y remover las barreras que frenan la competitividad del país?

A continuación voy a narrar la respuesta de Pancracio, que de alguna manera puede ser también la expresión de una muy buena parte de familias colombianas que están involucradas con el mundo empresarial, y porque además, creo que les corresponde una gran parte de la responsabilidad del crecimiento económico y del aumento de la productividad de este país.

"En primer lugar en Colombia, como en todos los países del mundo, las empresas familiares contribuyen con una muy buena parte del PIB y del empleo. No tengo exactamente la estadística en Colombia, pero estoy seguro de no equivocarme. Por tanto, de la productividad de estas empresas depende económicamente una proporción importante de la población y esto se refleja en el crecimiento económico, y no solo de Colombia, sino del mundo entero. Como bien dice el mencionado informe de competitividad, su indicador más robusto es la productividad, o sea el valor producido en una hora de trabajo. Si uno comparara este indicador en una empresa familiar "formalmente" organizada, con una empresa no familiar, seguramente encontraría que la primera tendría señales mucho más favorables, y que sus costos de agencia serían mucho menores. En una empresa familiar cuidamos mucho los costos de producción y los gastos de administración porque nos duele el propio bolsillo".

"Para reforzar el punto anterior, el otro día también le oía al profesor John Ward, especialista en el tema de las empresas familiares, en una conferencia promocionada por los Foros Empresariales de El Tiempo, que estas empresas tienen unos mejores retornos de inversión y mejores valores agregados. Además, decía el profesor Ward que si las empresas familiares estuvieran inscritas en bolsa serían todavía más rentables. Una de las razones para esta última afirmación se basa en los formalismos adicionales que exige la inscripción en las bolsas de valores. Estas aseveraciones las respaldaba el profesor Ward con estudios serios ya publicados.

"En segundo lugar, el tema de la formalidad", dice Pancracio, "y que también es mencionado en el informe de competitividad, es fundamental para la productividad de las empresas familiares. Según el informe, porque la informalidad retrasa y limita el desarrollo de actividades de mayor productividad, agravando el problema de baja productividad y de pobreza. La manufactura informal es mucho menos productiva, pero tiene muchos incentivos por el poco control del gobierno, entre otros factores"...

"Las posibilidades de evadir impuestos son muchas, pero eso claramente atenta contra la formalización de las empresas familiares. Podríamos seguir hablando del tema de competitividad en las Empresas Familiares" dice Pancracio, pero desafortunadamente se nos agotó el espacio en esta columna. ?

Señor Empresario Familiar:

Es clara la respuesta de Pancracio. La relevancia de las empresas de familia en la economía del país las obliga a grandes retos y a una gran responsabilidad en la reducción de la pobreza y en el mejoramiento de la competitividad del país. Por un lado, la formalidad es necesaria y por otro lado, ¿por qué no pensar que si se tuvieran más empresas de familia inscritas en la bolsa de valores se podría aumentar la competitividad de este país? Recuerde que se puede mantener el control de la empresa así esta cotice en bolsa.



1 Informe Nacional de Competitividad 2007. Consejo Privado de Competitividad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?