Opinión

  • | 2004/10/12 00:00

    Empresas estatales: Cómo mejorar su desempeño

    Se necesita una reforma integral para evitar que las empresas estatales continúen perdiendo valor.

COMPARTIR

Las empresas estatales normalmente tienen un bajo nivel de desempeño económico, lo cual lleva a que el Estado y, por tanto, los ciudadanos paguen la cuenta. Típicamente, la gestión de las empresas estatales tiene tres tipos de problemas:

1. Objetivos poco claros.

2. Interferencia política.

3. Poca transparencia en su desempeño.

En términos de objetivos, en una empresa privada prima el criterio de maximización del valor. Sin embargo, en una empresa estatal son más importantes otros objetivos. Por ejemplo, las decisiones de una empresa pueden estar sujetas a varios tipos de influencias:

1. La de un Ministerio de Hacienda preocupado por los efectos en el déficit público.

2. La de un Ministerio de Trabajo preocupado por aumentar el empleo.

3. La de un partido político interesado en generar beneficios para su base electoral, etc.



En una empresa privada generalmente hay un "doliente" claro: los representantes de los accionistas en la junta directiva. Ellos presentan un balance a la gerencia, con el propósito de asegurar que las decisiones que se tomen sean consistentes con la maximización de valor. En una empresa estatal, los dueños, la ciudadanía en general, son representados por políticos y funcionarios públicos que no defienden ni representan claramente sus intereses.

Por cierto, este problema es generalizado y mundial. En muchos países, las empresas estatales tienen un gran peso en la economía, como en el nuestro, y acusan los problemas mencionados anteriormente. Por tanto, países tan diversos como Suecia, Nueva Zelanda y China han emprendido reformas para mejorar la gestión de sus empresas estatales.



Claridad de objetivos

En países que se han preocupado por solucionar este problema se están estableciendo metas claras para la gerencia en términos de desempeño financiero, al tomar en consideración el desempeño alcanzado por empresas privadas comparables. También se están generando cuentas separadas para cumplir objetivos no económicos.

Por ejemplo, en Suecia, donde en los últimos cinco años se han implantado reformas al modelo de gestión de empresas estatales, el gobierno negocia metas de desempeño financiero con las juntas directivas. En Nueva Zelanda, las empresas estatales tienen que obtener aprobaciones especiales para financiar objetivos sin justificación económica.



Blindaje a interferencia política

En países como Suecia, Nueva Zelanda y Francia se ha llegado a la conclusión de que todas las empresas estatales deben reportar a una sola entidad del Estado con profesionales especializados en hacer seguimiento a su desempeño, y con la potestad de escoger los miembros de junta con base en el mérito, sin interferencia política.

Para darle mayor independencia a la junta, en muchos casos, se han emitido acciones en la bolsa. Así, se busca que los inversionistas presionen para que las decisiones sean tomadas en función del valor de la empresa. Este camino ha sido escogido por China para asegurar que sus principales empresas estatales estén sujetas a la disciplina del mercado.



Transparencia

La transparencia es la clave para la mejora del esquema de gobierno corporativo. Al cotizar en la bolsa se logra una gran transparencia, en la medida en que tienen que cumplirse los requerimientos mínimos de los mercados: auditores independientes, agencias de rating independientes, evaluaciones por parte de analistas de las casas de bolsa, etc.

En Suecia, por ejemplo, las empresas estatales que no cotizan en bolsa son obligadas a emitir reportes trimestrales como si lo estuvieran y la gerencia tiene que reunirse con periodistas y analistas financieros para explicar en detalle sus acciones y responder a las inquietudes de la audiencia.

Si países como Suecia y China han hecho este tipo de reformas, debería ser fácil hacerlo en Colombia.



Basado en el artículo Improving Corporate Governance in SOE's, de Simon Wong.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?