Opinión

  • | 2009/04/30 00:00

    Empresarios y mejoramiento de la gestión de la educación

    Más de 250 empresas se han integrado a los equipos de trabajo de instituciones educativas para ayudarlas a optimizar los procesos propios de la gestión.

COMPARTIR

La gestión de empresas y de instituciones educativas tienen muchos elementos comunes y ambas pueden aprender de la otra para ser más efectivas.

Hace 15 años un grupo de empresarios del Foro de Presidentes de la Cámara de Comercio de Bogotá comenzó la experiencia que más adelante se convirtió en el Proyecto Educativo Líderes Siglo XXI, liderado por la Fundación Crem Helado.

Esta iniciativa acerca al sector empresarial con el educativo, con el fin de compartir saberes de gestión y de aprendizaje, comprendiendo qué son seres humanos de calidad, qué es una educación de calidad y qué son organizaciones humanas de calidad.

Este proyecto parte de la premisa de que las instituciones educativas son organizaciones de calidad. Es así como, a través del proyecto se da la convocatoria, vinculación y acompañamiento de voluntarios empresariales que desarrollan el rol de asesores en temas como planeación estratégica, indicadores de gestión, mejoramiento de procesos, cultura organizacional, proceso de mejoramiento personal, gestión humana y auditorías internas de mejoramiento en los colegios.

Desde este esquema, más de 250 empresas y alrededor de 500 voluntarios pertenecientes a ellas se han integrado de manera efectiva a los equipos de trabajo de instituciones educativas que reciben el aporte del sector empresarial como una oportunidad para optimizar los procesos propios de la gestión. Esta dinámica de trabajo se fortalece a través del establecimiento de alianzas estratégicas con entidades regionales con las cuales se comparten objetivos y se alinean acciones que posibilitan una efectiva gestión de empresas voluntarias para trabajar con grupos de colegios.

Actualmente, el Proyecto Educativo Líderes Siglo XXI es ejecutado en diez ciudades del país: Armenia, Barranquilla, Bogotá D.C., Bucaramanga, Cartagena, Ibagué, Manizales, Medellín, Pereira y Cali; y a él se encuentran vinculadas cerca de 700 instituciones educativas.

El Proyecto desarrolla un proceso de formación a los equipos de dirección y a los voluntarios empresariales de las instituciones educativas vinculadas, en un periodo de tiempo que dura de tres a cuatro años, tiempo en el cual el colegio tiene la oportunidad, no solo de adquirir conocimientos en temas de gestión, sino de implementarlos y recibir permanente retroalimentación sobre los avances. El Proyecto genera espacios de aprendizaje donde los participantes comparten su experiencia en la implementación de herramientas de gestión con otros rectores y la evaluación externa es un ejercicio de campo, permanente e interdisciplinario.

La riqueza de esta propuesta metodológica se da al involucrar a todos los miembros de la comunidad educativa con el fin de generar importantes transformaciones en la cultura institucional, aumentar el compromiso con el Proyecto Educativo Institucional (PEI) y canalizar su energía hacia el aseguramiento de los objetivos propuestos.

Las empresas y los voluntarios empresariales también se benefician al vincularse al Proyecto: se comprenden mejor los procesos de desarrollo y aprendizaje de las personas; los voluntarios se enriquecen al tener experiencias variadas y complementarias, comparten vivencias de transformación organizacional y conocen personas ejemplares con motivaciones, filosofía y proyectos de vida diferentes, pueden mejorar los procesos de gestión humana adelantados por la empresa, hacen aportes significativos de responsabilidad social, se superan las intervenciones de tipo asistencialista y se optimizan y reaniman los propios proyectos de vida.

Finalmente, quiero resaltar que con este proceso las instituciones educativas amplían su visión, mejoran el desempeño de sus indicadores de gestión y adicionalmente las prepara para que tengan acceso a procesos de certificación, acreditación o reconocimiento, a la vez que se fomenta el desarrollo de una cultura de mejoramiento continuo.

La experiencia del Proyecto Líderes Siglo XXI nos confirma que es posible una alianza de saberes entre la empresa y el colegio. Los años nos han mostrado que se pueden dar grandes avances en uno de los compromisos más apremiantes para el país: la educación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?