Opinión

  • | 2009/02/20 00:00

    Empresarios y educación en Colombia

    El país cuenta con 11 iniciativas privadas a favor de la educación que merecen ser destacadas por su alcance y perseverancia.

COMPARTIR

En Colombia, las iniciativas de empresarios preocupados por la educación se remontan a varias décadas atrás. Aunque soy conciente de que hay muchísimas más, quiero destacar algunas experiencias, tanto por su antigüedad como por su impacto.

La Escuela Nueva, con la Federación Nacional de Cafeteros, que ha hecho aportes significativos al mejoramiento de la educación rural -principalmente en el Eje Cafetero- con metodologías activas de aprendizaje autónomo, sistemas multi-grados y esquemas de gobierno escolar participativo que los han llevado a alcanzar excelentes resultados.

La Fundación Corona, creada en 1963, que ha sido una abanderada en el tema de educación tanto en política pública como en proyectos y programas orientados a mejorar la calidad y la efectividad de métodos, procesos, instituciones y gobierno. Entre otros ha promovido la creación de: Corpoeducación, una institución con recursos públicos y privados que genera, gestiona y difunde conocimiento sobre educación y elabora propuestas para mejorar la calidad; Educación Compromiso de Todos, iniciativa desarrollada en conjunto con la Fundación Restrepo Barco, Unicef, la Corporación Región y Plan Internacional, que impulsa la construcción de una agenda ciudadana en educación, el seguimiento a la política educativa y la cualificación de la opinión pública sobre estos temas; y Bogotá Cómo Vamos, que entre otras cosas hace seguimiento a cómo va la ciudad en educación. También hay Cómo Vamos en Cartagena, Medellín, Cali y Barranquilla.

La Fundación Carvajal, que desde 1980 ha tomado la educación como un eje transversal en sus proyectos y programas en el Valle del Cauca, desarrolla estrategias orientadas a mejorar la calidad, con énfasis en la educación inicial.

La Fundación Antonio Restrepo Barco, que trabaja desde hace más de 40 años con énfasis en educación y salud con programas y alianzas en gran parte del territorio nacional.

Proantioquia, que participa tanto en proyectos de gestión pública del sector, como en mejora de las instituciones educativas en Antioquia.

La Fundación Compartir, que trabaja en vivienda, microempresa, espacio público y educación. Desde hace diez años realiza anualmente el Premio Compartir al Maestro, reconociendo el rol del maestro, la importancia que tiene para la sociedad y los que más se destacan en el desempeño de sus responsabilidades.

La Fundación Mamonal, que se concentra en educación y generación de ingresos en la zona de Mamonal y Cartagena y tiene cuatro líneas estratégicas de acción en educación: Cobertura, Calidad, Pertinencia y Eficiencia.

La Fundación Promigas, que promueve el desarrollo de las comunidades del Caribe colombiano. En el tema educativo trabajan principalmente en el desarrollo de la primera infancia, desarrollo de competencias en los estudiantes, desarrollo de sistemas educativos locales y programas institucionales.

La Fundación Luker, que trabaja principalmente en Manizales en temas de educación y recreación, buscando mejorar la calidad de la educación a partir de la implementación de proyectos con pedagogías activas que promuevan en los estudiantes autonomía y trabajo colaborativo, facilitando su formación integral y fortaleciendo las instituciones educativas.

La Fundación Gabriel Piedrahita Uribe, inspirada en la vida de este joven que era un convencido del potencial único de cada ser humano y del inmenso poder de la educación en la construcción de un mundo más justo, se dedica a mejorar la calidad de la educación básica y media mediante el uso y aplicación de las Tecnologías de Información y Comunicaciones, además publica el portal Eduteka, dirigido a la comunidad educativa.

La Fundación Empresarios por la Educación, que busca integrar los distintos proyectos de los empresarios, alineándolos con las políticas educativas nacionales y regionales, y sumando esfuerzos para maximizar el impacto de las iniciativas individuales, aprovechando las mejores prácticas nacionales e internacionales y apoyando la gestión, tanto de las entidades gubernamentales como de las instituciones educativas. Tiene 13 capítulos a nivel nacional y soporte de Cámaras de Comercio, la Andi, otras fundaciones y empresas regionales.

Como se ve, son muchas las iniciativas que desarrollan los empresarios en favor de la educación. Creo que lo importante es que entendamos que la responsabilidad de mejorar el sistema educativo es de TODOS y que si muchas empresas de distintos tamaños y actividades suman esfuerzos en cada región, se coordinan y trabajan en conjunto con las autoridades, el impacto va a ser mucho mayor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?