Opinión

  • | 2005/07/08 00:00

    Empresarios contra la pobreza

    Lo social parece estar en la agenda de los líderes empresariales, pero se requiere liderazgo.

COMPARTIR

La edición 230 de Dinero, de mayo 25, dedicó sus páginas centrales a realizar un sondeo entre algunos de los principales empresarios de Colombia sobre el papel que debería jugar el sector privado, en especial sus líderes, en la búsqueda de una solución al gran problema de país: la pobreza. Las opiniones fueron recogidas entre un destacado grupo de líderes, que parece corresponder a una muestra realmente representativa del sentir y pensar de la clase dirigente empresarial. Un observador independiente puede obtener varias conclusiones de este interesante sondeo. Quizás la más importante reside en la conciencia amplia y generalizada de que no es posible implementar una estrategia exitosa de lucha contra la pobreza, sin la participación del sector privado. En efecto, todos los entrevistados, entre los cuales estuvieron los presidentes y cabezas visibles de la mayoría de los grupos económicos del país, coinciden en que un programa de lucha contra la pobreza no solo tiene que contar con la participación del sector privado, sino que sería imposible implementarlo sin su presencia activa.

La mayoría de los líderes consultados identificó un papel fundamental para el sector privado en dos campos, el mejoramiento y ampliación de la cobertura educativa y, obviamente, el aumento de la inversión que tiene una importantísima figuración en la disminución del desempleo y la pobreza. Al analizar las iniciativas en este sentido, en especial en el campo de la educación, encontramos numerosos proyectos del sector privado entre los cuales hay que destacar, entre otros esfuerzos, casos como Empresarios por la Educación.

Algunos de ellos optaron por enfatizar el poder del mercado para lograr equilibrios sanos para la sociedad y argumentaron que la mejor estrategia para la solución del problema sería fortalecer los mercados al reforzar la demanda, adecuar la oferta y mejorar la competitividad. Visión absolutamente válida; sin embargo, esbozada de esta forma puede sonar poco concreta. Es importante identificar programas de alto impacto social en esta línea.

Varios de ellos destacaron la importancia que tiene la creación de condiciones adecuadas para la inversión, la redistribución del ingreso, la promoción del uso de códigos de buen gobierno y sobre todo la aplicación de programas de Responsabilidad Social Empresarial que sean cuidadosos con las comunidades de su área de influencia.

Liderazgo del gobierno o iniciativa privada

Llama la atención que la mayoría de los consultados coincida en señalar al gobierno como el líder natural de un proceso de este tipo. Es cierto, en teoría este es un papel que debería ser asumido por los líderes políticos. Sin embargo, en la práctica, ¿pueden los gobiernos adelantar estos proyectos en forma exitosa? De ser así, ¿por qué no lo han hecho? Si lo han hecho, ¿por qué no han sido exitosos? ¿Será que no tienen las condiciones o las capacidades para liderar movimientos de esta naturaleza y alcance?

La mayoría de las conclusiones y posiciones expresadas por los encuestados parece razonable; sin embargo, se quedan cortas en la concreción de las iniciativas y compromisos que debería tener el sector privado para liderar una verdadera cruzada social. Por la misma razón, tienden a esperar demasiado del gobierno, agente que no parece estar en condiciones de generar cambios radicales a este respecto.

Más aún, el problema es de tal magnitud que ameritaría soluciones radicales, creativas y contundentes. ¿Qué tal un movimiento nacional, de carácter cívico, apolítico, liderado por cabezas visibles del sector privado, que involucre todos los estamentos sociales y que esté empeñado en derrotar la pobreza? Esa sí sería una estrategia agresiva para atacar uno de los más dolorosos de nuestros males.

Quizás lo más importante del ejercicio adelantado por Dinero es comprobar que lo social parece estar muy presente en las agendas del sector privado. Ahora hay que entusiasmarlo para liderar un gran movimiento nacional, que teniendo en cuenta al gobierno, ojalá no dependa de sus agendas y limitadas capacidades en el largo plazo.



* Presidente consejo directivo Compartamos con Colombia, brucemacmaster@compartamos.org
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?