Opinión

  • | 2010/07/09 00:00

    Empresarios, ciencia, tecnología y desarrollo

    El país requiere técnicos, tecnólogos, profesionales y doctores; lo más importante es que todos sean de excelente calidad y que se orienten a estudios que sean útiles en las regiones. ¿Cuál es el papel de los empresarios?

COMPARTIR

Uno de los principales objetivos que se ha propuesto el país en el plan Visión Colombia II Centenario: 2019 (DNP) es "fundamentar el crecimiento en el desarrollo científico y tecnológico", para lo cual ha planteado elevar la inversión en ciencia y tecnología al 1,5% del PIB, consolidar 20 centros de investigación de excelencia y de desarrollo tecnológico, ubicar a cinco universidades colombianas entre las 400 mejores del mundo y lograr que 55.000 personas estén dedicadas a actividades de investigación científica y tecnológica.

El sistema educativo colombiano lo conforman: la educación inicial, la educación preescolar, la educación básica (primaria cinco grados y secundaria cuatro grados), la educación media (dos grados y culmina con el título de bachiller) y la educación superior.

La educación superior a nivel de pregrado incluye el nivel técnico profesional, el tecnológico y el profesional. En posgrado comprende especializaciones, maestrías y doctorados.

En nuestra cultura existe la idea de que ser técnico o tecnólogo es solo para los menos capaces, esto hace que haya más estudiantes universitarios que técnicos y tecnólogos, contrario a lo que pasa en los países desarrollados. Cada vez más, los buenos técnicos y tecnólogos en programas con alta demanda tienen más y mejores oportunidades de empleo y remuneraciones competitivas.

El diseño de los programas de estudio que se está haciendo actualmente en Colombia, por ciclos propedéuticos, ofrece a los estudiantes la posibilidad de transitar desde el nivel técnico al tecnólogo y al profesional, si tienen las capacidades y el interés.

El país requiere técnicos, tecnólogos, profesionales y doctores; lo más importante es que todos sean de excelente calidad y que se orienten a estudios que sean útiles en las regiones, para lo cual se requiere trabajar en conjunto con empresarios y demás líderes locales para identificar necesidades y oportunidades.

Si queremos realmente ser competitivos y tener un desarrollo cimentado en la ciencia y la tecnología, debemos aprovechar la curiosidad y el potencial que tienen los niños desde sus primeros años, proporcionando ambientes de aprendizaje que promuevan, de acuerdo a sus etapas y posibilidades, la creatividad, la solución de problemas, la realización de proyectos, la investigación, la autonomía, el trabajo en equipo y la responsabilidad por el aprendizaje.

Los empresarios podemos apoyar instituciones educativas en todos los niveles para promover la creatividad, el espíritu investigativo y emprendedor, acercándonos a ellas y ofreciendo la posibilidad de hacer proyectos donde los estudiantes se familiaricen con el mundo productivo y hagan aportes para mejorar.

Los empresarios y las Cámaras de Comercio podemos jugar un papel clave en la orientación de la investigación a través de alianzas con Colciencias, universidades, científicos y grupos de investigación para que esta aporte a mejorar la productividad de las empresas y a encontrar oportunidades en donde las regiones son competitivas.

Algunas empresas y universidades han avanzado ya en proyectos orientados hacia estos temas; por ejemplo, la Universidad de los Andes, con su proyecto Pequeños Científicos apoyado por Gas Natural, La Fundación Luker y otras organizaciones, busca formar en el espíritu científico, la ciencia y la ciudadanía.

Bavaria ha desarrollado el programa "Oportunidades Bavaria - Apoyo Educativo para Hijos de Tenderos" con el que está financiando hasta el 80% del valor de la matrícula de una carrera técnica, tecnológica o los dos últimos años de una carrera universitaria para hijos o nietos de los tenderos más vulnerables del país.

Para operar el programa se han aliado con Lumni, firma especializada en el diseño y la administración de fondos de inversión en capital humano para estudiantes de alto potencial y bajos ingresos, y piensan atender a 500 estudiantes en el segundo semestre de este año.

Además del patrocinio, los seleccionados reciben asesoría y mentoría en selección de carrera y técnicas de estudio, por parte de Lumni y de ejecutivos y empleados voluntarios de Bavaria, para mejorar sus probabilidades de éxito.

Estos ejemplos son solo una muestra de lo que podemos hacer los empresarios. Ahora que comienza un nuevo gobierno es el momento de acordar estrategias y planes para impulsar estas iniciativas en las distintas regiones que conduzcan a un trabajo conjunto sector público-sector privado que traiga consigo el gran desarrollo que el país requiere.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?