Opinión

  • | 2008/06/20 00:00

    Empresario 100% humano

    Así se define a quien conduce a hacer de la empresa una organización de crecimiento, desarrollo y mejoramiento personal de todos.

COMPARTIR

Algunas personas consideran que empresario es alguien que montó un negocio, que es un negociante o que tiene una fábrica. Otros ven como empresario a quien toma decisiones en una empresa. Son visiones superficiales, porque un verdadero empresario es, en esencia, mucho más que eso. Ser empresario es ser generador de riqueza, desarrollo y bienestar. Generador de valor para todos sus relacionados, sus grupos de interés (consumidores, canales de distribución, empleados, accionistas, proveedores y comunidad en general).

El carácter de empresario tiene dos componentes fundamentales: emprendimiento y gestión. Ambos son necesarios para el éxito en el largo plazo. Ser emprendedor es tener la capacidad de identificar oportunidades donde otros no las ven y desarrollar las ventajas competitivas que le permiten hacerlo mejor que los demás, es ser capaz de tomar riesgos, actuar en condiciones de incertidumbre total o parcial, es ser capaz de convertir sueños en realidades. Ser gerente, consiste en tener capacidades de líder, administrador o jefe para dirigir, motivar, coordinar, integrar y controlar equipos de trabajo que logren resultados sobresalientes, optimizando el aprovechamiento de los recursos.

Vista la definición, analicemos quién es el empresario: ¿es el fundador de una empresa, son los accionistas, es el presidente, el gerente o el equipo directivo?

En mi opinión, en una empresa exitosa todos son empresarios. En una empresa exitosa todos son generadores de valor para sus clientes externos o internos, todos buscan permanentemente oportunidades de mejorar, de hacer las cosas mejor, aumentar las ventas, lograr clientes fieles y satisfechos, bajar los costos o los gastos encontrando nuevas formas de ser más efectivos. Todos interactúan para lograr la total satisfacción de sus relacionados, el mejor aprovechamiento de los recursos y el beneficio de la sociedad. Una empresa exitosa es la que desarrolla y potencia al 100% las capacidades humanas de cada uno de sus miembros.

Y qué es ser 100 % humano?

En mi opinión, es comprender la vida, el hombre y el universo para aprovechar todas nuestras potencialidades, definir nuestra filosofía de vida y nuestro proyecto de vida, abordar nuestro proceso de mejoramiento personal, convivir en armonía y aportar al mejoramiento de nuestro entorno.

Filosofía de vida es el conjunto de creencias, valores, misión, visión, motivaciones y actitudes que nos inspiran y orientan.

La persona que tiene una filosofía de vida clara puede definir su proyecto de vida basado en sus conocimientos, competencias, habilidades y hábitos, identificando sus áreas de desarrollo personal, definiendo metas para cada una de ellas, estrategias y acciones claves.

Pero no basta con tener un proyecto de vida; se debe trabajar día a día en un proceso de mejoramiento personal que es el que nos permite convertir el proyecto de vida en logros y realizaciones a través del PHVA (Planear, Hacer, Verificar y Actuar):

Planear metas, estrategias y acciones claves para cada área de desarrollo personal (familiar, espiritual, profesional, social, física, financiera, cultural, política...). Hacer (estudiar, trabajar, convivir). Verificar (medir, evaluar). Actuar (mejorar cada día, corregir)

El ser humano es el único capaz de construir su futuro, conocer, analizar, aprender de experiencias, reflexionar y meditar. Es el único que puede aprender a pensar: examinar, cuestionar cada momento, cada acción, cada faceta de su vida, cada comportamiento, para juzgar y decidir lo que quiere ser y hacer.

Cada organización tiene su propia cultura organizacional: el conjunto de creencias, valores, costumbres, prácticas, normas, ritos y reglas que orientan, premian y castigan comportamientos y logros.

Un empresario 100% humano comienza por ser un ser humano integral, que sabe quién es, qué quiere y para dónde va, logra un desarrollo equilibrado y aprovecha sus potencialidades. Logra que todos en la organización sean empresarios. Es capaz de liderar una cultura organizacional que lleve a que todos los colaboradores sean 100% humanos, motiva a través del ejemplo para que cada uno defina su propia filosofía y proyecto de vida y su proceso de mejoramiento, logra que todos avancen hacia su plena realización. Esto conduce a hacer de la empresa una organización de crecimiento, desarrollo y mejoramiento personal de todos sus integrantes, que logra que todos sus relacionados estén totalmente satisfechos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?