Empleo verde II

| 9/28/2001 12:00:00 AM

Empleo verde II

Colombia tiene todas las condiciones para ser un protagonista en el mercado mundial del caucho.

por Alvaro Uribe Vélez

En nuestro país, la producción de caucho tiene grandes posibilidades de desarrollo. Es un cultivo rentable, US$3.000 por hectárea. Es una especie protectora del suelo, con una demanda amplia por la industria y representa una alternativa de empleo verde para derrotar la coca y la amapola. Genera 3 empleos por hectárea.



A pesar de que el árbol del caucho, Hevea Brasiliensis, es originario de América, solo el 1% de la producción mundial se centra en este continente, mientras el 95% se produce en Asia y el 4% restante en Africa.



Tradicionalmente, el caucho natural es una cosecha de exportación y, hasta hace poco tiempo, el consumo estuvo centrado en los países industrializados. Ahora tenemos una nueva tendencia. Los países productores están convirtiendo una porción significativa de su producción en bienes manufacturados para el mercado local. Como resultado, los 3 países de mayor exportación --Malasia, Tailandia e Indonesia--, ahora son parte de los 12 países de mayor consumo de caucho en el mundo.



El mercado mundial demanda más de 6 millones de toneladas de caucho. Colombia tiene todas las condiciones para ser un protagonista en este campo. Tenemos sembradas casi 7.800 hectáreas, y la producción equivale apenas a 500. Solo para atender el mercado de llantas en el país, se necesitan unas 30.000 hectáreas.



Además, es un proyecto rentable socialmente. Entre la instalación y la producción transcurren 7 años. En este período, el campesino se podrá dedicar a otros cultivos, como los de plátano, yuca o pimienta. Los campesinos podrían asociarse en cooperativas para que la producción, distribución y comercialización de este producto sean más eficientes, y así obtener mayores beneficios. Asodeca, Asociación de Campesinos del Caucho del Caquetá, realiza en la actualidad esta labor, con buenos resultados.



Un proyecto alternativo a los cultivos ilícitos requiere la ayuda del gobierno. Uno de los mecanismos de apoyo que se han utilizado es el Certificado de Incentivo Forestal (CIF), que otorga Finagro. Sin embargo, no ha sido suficiente para impulsar la plantación del caucho en el territorio nacional. La Orinoquía (Meta y Guaviare), la Amazonía (Caquetá), Tibú en Norte de Santander, límites de Antioquia y Córdoba se han identificado como regiones aptas para este cultivo.



El empleo verde, que implica la sustitución de cultivos, el turismo ecológico y la guarda de los bosques, se constituirá en un factor esencial para la erradicación de la droga.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.