Empleo y reforma laboral

| 1/25/2002 12:00:00 AM

Empleo y reforma laboral

por Ingrid Betancourt

El desempleo en Colombia es el resultado de una errada política económica. El afán por reducir la inflación y el déficit fiscal ha determinado unas políticas restrictivas que han mantenido elevada la tasa de interés real, reducida la tasa de cambio, elevados los precios de los combustibles y los impuestos. El resultado es una estructura de precios que ha perjudicado la rentabilidad de las actividades productivas.



Simultáneamente, esa política ha reducido la demanda privada y pública generando restricción en las ventas, lo que desincentiva la inversión privada, en un contexto en el que la inversión pública también ha sido reducida. Sin demanda no hay crecimiento y sin inversión no hay expansión productiva. Eso se llama inducir la recesión.



La recesión genera desempleo. Mi estrategia para generar empleo está relacionada con la aplicación de una política económica de crecimiento. Se trata de una política monetaria y fiscal razonablemente expansiva al servicio de la rentabilidad de las actividades productivas, que al cambiar la estructura de precios incentive la inversión y al aumentar la demanda genere crecimiento. Debemos rentabilizar la actividad productiva en el menor tiempo posible.



No es cierto que sin flexibilización laboral las empresas no pueden competir. La falta de competitividad es consecuencia de la política económica. Los costos laborales son un problema cuando crecen por encima de la productividad laboral y la productividad en Colombia no ha aumentado por la recesión. Para aumentar la productividad laboral es necesario reactivar la economía colombiana.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.