Opinión

  • | 1995/01/01 00:00

    El triángulo de las Bermudas

    Los burócratas intervencionistas del actual gobierno están empeñados en hacer retroceder al país a las épocas de antaño.

COMPARTIR

El derrumbe de las economías socialistas se debió fundamentalmente a que los Estados fueron incapaces de establecer, a pesar de los esfuerzos titánicos de sus burócratas e ideólogos, los mecanismos que permitieran el crecimiento armónico y eficiente de la economía. Estos mecanismos, como lo señaló Adam Smith hace más de doscientos años, son espontáneos en las economías de mercado y hacen posible el progreso y el desarrollo sostenido en las democracias de libre empresa.

Por esto es que asombra menos al observador desprevenido el insaciable anhelo intervencionista de los burócratas "cepalinos" incrustados en la actual administración. Su soberbia les lleva a pensar que sin su sabia intervención en el proceso económico, es imposible el progreso y el desarrollo del país. ¿Cómo puede ser posible, se preguntan ellos, que exista prosperidad sin la sabiduría de nuestra intervención?

El equipo económico del actual gobierno está tomando una serie de medidas que parecen indicar en forma inequívoca el regreso al modelo intervencionista de antaño. Concretamente, existen tres campos que se pueden convertir en los ángulos cardinales para crear una especie de "Triángulo de las Bermudas", aquella famosa zona del Mar Caribe donde misteriosamente desaparecían los barcos y los aviones, y en la cual muy probablemente habrán de desaparecer, ante los ojos atónitos de todos los colombianos, la apertura económica y la modernización e internacionalización de la economía colombiana. Estos campos en términos generales son los siguientes:



1) EL GASTO SOCIAL



El gobierno propone incrementar el gasto público en un 35% para 1995. En el marco de una economía "recalentada" como la nuestra, esta decisión presiona a la inflación interna y, por lo tanto, a la apreciación del peso. Por definición, el gasto social no se dirige a inversiones en infraestructura sino a la prestación de servicios sociales como son la educación y la salud, incluyendo la comida, vestuario y habitación de quienes presten estos

servicios. Estos recursos hay que extraerlos de otras actividades productivas.

No sólo el crecimiento de la economía será menor ya que necesariamente el sector privado se verá huérfano de los recursos que requiere para invertir y aumentar su producción, sino que un gasto social ineficiente y desligado de la realidad económica del país no produce mayores resultados desde el punto de vista de atender las necesidades básicas de la población más pobre.

Para financiar el gasto social, el gobierno no sólo piensa emitir TES por

$400.000 millones, sino endeudarse en más de US$4.800 millones durante el cuatrienio, lo cual inducirá necesariamente a tasas de interés más altas, atrayendo aún más capital externo y alimentando las expectativas revaluacionistas.



2) EL CONTROL DE PRECIOS BAJO EL ESQUEMA DEL PACTO SOCIAL



El gobierno ha iniciado con Propal y los precios del papel -esgrimiendo el pacto social- un proceso de control de precios que es incompatible con la libre empresa y con la apertura económica que el presidente Samper aseguró en su campaña que era irreversible. Los controles de precios son como las guerras: se sabe cuándo empiezan pero nunca cuándo terminan. Se avecinan los controles a las drogas, a las tasas de interés, a las matrículas, a los transportes, a los arriendos y a los productos básicos de la canasta familiar.

Es una constante histórica que los controles de precios generan una disminución de las cantidades de mercancías disponibles en el mercado y, por lo tanto, se convierte en palpable realidad la máxima que reza: "El artículo más caro es aquel que no se consigue".

El papel del Estado es impedir que los intereses creados, tanto públicos como privados, como son los monopolios y ciertos gremios y sindicatos, interfieran en el libre establecimiento de los precios por parte de los vendedores y los compradores. Pero cuando es el mismo Estado el que rompe este delicado equilibrio del mercado libre, se establece el caos en el sistema y se crean las escaseces artificiales y el auge incontrolable del contrabando. Quien finalmente resulta perjudicado, como ocurre en todas las economías cerradas, es el consumidor.



3) EL REGRESO DE LOS SECTORES PRIVILEGIADOS



E1 actual gobierno se propone apoyar y estimular renglones específicos como el exportador, el agricola, el industrial y el turístico, basado en la idea de convertir al Estado nuevamente en el gran protagonista de la economía.



Dentro de las medidas que se han adaptado para cumplir estas metas están las siguientes:

- Se revivieron los convenios de absorción de ciertos productos agrícolas que se habían eliminado porque limitaban la acción de las fuerzas del mercado. El resultado de estas medidas es el proteger a algunos agricultores en abierto detrimento de millones de consumidores.

- Se ha regresado al concepto de licencia previa para la importación de varios productos y se han doblado en algunos casos las tarifas arancelarias de productos que supuestamente compiten con fabricantes nacionales. Es nuevamente un esquema en defensa del productor en contra del consumidor.

- Se encuentra en estudio una serie de medidas para subsidiar las tasas de interés de los créditos para ciertos sectores y empresas privilegiadas de la economía. Cabe preguntar ¿cuáles son los criterios con que los burócratas intervencionistas del actual gobierno van a seleccionar a los favorecidos?

La realidad es que de llegar a aplicarse las anteriores medidas con el rigor que los intervencionistas están exigiendo, el proceso de apertura del país iniciado por la administración Barco y continuado enérgicamente por la administración Gaviria, desaparecerá en el "Triángulo de las Bermudas" de la actual administración. Como decía el filósofo hispano-americano George Santayana: "Quien olvide el pasado está condenado a revivirlo". El país retrocederá inexorablemente a las décadas perdidas de los setenta y ochenta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?