El reto del desempleo

| 5/11/2001 12:00:00 AM

El reto del desempleo

Debemos invertir la tendencia de los últimos años, en la que más madres de familia y más hijos han salido a buscar empleo por la pérdida de trabajo de los jefes de hogar.

por Alvaro Uribe Vélez

Es una tragedia incomprensible que Colombia sufra semejante tasa de desempleo. Ubicada entre las primeras en biodiversidad y agua dulce, con minería, agricultura, industria y servicios, invierte por estudiante en las universidades públicas más del doble del promedio latinoamericano. No tuvo inflación explosiva ni crisis de deuda. Sus instituciones democráticas fueron admiradas. Es residencia de la estructura de pequeña y mediana empresa más importante de América Latina, que pone en evidencia el talento de empresarios y trabajadores. Ambos han perdido: el uno, la libertad de empresa y el otro, la libertad de trabajo. Tenemos que proponernos que ambos ganen y que gane el país.

Debemos invertir la tendencia de los últimos años: más madres de familia y más hijos han salido a buscar empleo por la pérdida de trabajo de los jefes de hogar, cuyo desempleo pasó del 3,5% en junio de 1994 al 10,5% en el mismo mes del 2000. Las mujeres normalmente han aumentado su participación en el mercado laboral, pero aquí en exceso; en efecto, en Argentina es del 39%, en Chile del 37%, en Brasil del 45%, en Venezuela del 39% y en Colombia supera el 51%1.



Los mayores de 40 años son excluidos del trabajo y se sienten expulsados de la sociedad y de la vida digna. En el último año, 115.000 desplazados ingresaron al desempleo. Los jóvenes entre 15 y 19 años han sufrido la disminución de la escolaridad y el aumento de la desocupación del 26% al 44% entre 1994 y la fecha.



El gran propósito de generar empleo productivo debería considerar este marco teórico:



Estrujar las teorías económicas, con responsabilidad desafiar los dogmas y generar empleo productivo.



El Estado promueve la creación de empleo mediante la inversión, que tiene un alto multiplicador por cada peso aplicado, y lo destruye con el clientelismo, que no puede expandir recursos gastados.



La permanente revolución educativa es la variable causa para garantizar éxito en el empleo, que es el resultado.



Las reformas laborales deben favorecer el empleo sin perjudicar a empresarios ni a trabajadores. Para eliminar recargos se debería ofrecer en compensación alguna reducción de jornada de trabajo. Para disminuir la tabla de indemnización en contratos de largo plazo, pagar 8 días de indemnización al finalizar contratos a término fijo.



Se requiere una dosis de administración del comercio internacional para que el libre comercio sea justo.



Las exenciones tributarias para convertir ventajas latentes en beneficios de empleo, por ejemplo en madera, al contrario de perjudicar al fisco, le generan recursos a partir de la capacidad de compra de los nuevos trabajadores.



Con violencia, el techo de crecimiento económico es del 3%. Con orden público es ilimitado.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.