El milagro de trabajar

| 10/26/2001 12:00:00 AM

El milagro de trabajar

Contra el desempleo, emprender y compartir.

por Noemí Sanín

Conseguir un buen trabajo hoy es un milagro. Este es el problema más grave para el 80% de los colombianos. Y con cuatro años más de lo mismo, en el 2006 veríamos 25% de desempleo y más de 5 millones de desempleados.



El desempleo genera pobreza, frustra la educación, frena la economía, crea desesperanza, y cierra las posibilidades de futuro y progreso.



Para salir de la crisis, la clave es el trabajo. No podemos administrar y repartir más pobreza. Tenemos que crear riqueza y distribuirla mejor. Con empleo, progresa el país y progresamos todos.



La explicación del desempleo no es difícil: si crece la gente que busca trabajo y no hay trabajo, pues... el desempleo se dispara.



¿Qué refleja esto? Una doble crisis. La del modelo productivo: ahorcamos a las empresas con impuestos, deuda e importaciones. Las empresas recortaron mucho el empleo, los desempleados dejaron de consumir, y la demanda cayó. Y la crisis del modelo de protección social. Sin ahorros ni seguro, la crisis trajo hambre a las familias y forzó a las mujeres y a los jóvenes al rebusque. El círculo del desempleo se hizo vicioso.



Vamos a romper el círculo vicioso. Emprendiendo y Compartiendo. Con ello, ¡me propongo poner a todo el mundo a trabajar!



Hay que empujar la economía para que arranque a ofrecer trabajo y progreso para todos. Reduciré impuestos para que la gente invierta y abra o amplíe sus fábricas. Apoyaré a los exportadores para que haya más mercados y más desarrollo. Haré una revolución del crédito para llegar a los emprendedores que echan para adelante.



La construcción y la agricultura serán mi ruta. Reinventando el sistema hipotecario y con subsidios ingeniosos, tendremos un millón de viviendas más, la mitad de interés social, para lograr 500.000 empleos por año. Con el verdadero Plan Colombia, vamos a generar trabajo rural para otros 500.000 colombianos. Modernizaré la economía campesina y los agricultores serán unos empresarios modernos, con tecnología, capaces de exportar materia prima y materia gris.



Con una economía creciendo, innovando, invirtiendo y creando empresas nuevas, tendremos un millón de empleos adicionales. Con más seguridad jurídica, menos trámites, más financiación, Colombia tiene que volver a ser un país de muchos empresarios. De muchos propietarios. De muchos capitales.



Además de emprender, vamos a compartir. La clave es la educación, para llevar 1.500.000 jóvenes a escuelas y colegios y casi medio millón más a universidades. Y también un novedoso seguro de desempleo, con ahorro y solidaridad, para todos los jefes de hogar.



Con oportunidades y seguridad, emprendiendo y compartiendo, los colombianos volveremos a ver el progreso. Un trabajo no será un milagro. El milagro se hará con todos trabajando.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.