Opinión

  • | 2007/08/17 00:00

    El Legado de Anastasio

    Fíjese que la respuesta de Argemiro puede ser también la de sus nietos. “Queremos recibir esa visión empresarial del abuelo que nos permita alcanzar nuestros propios sueños”. Y qué mejor que hacerlo con los valores y principios que usted aprecia...

COMPARTIR

Mucho se ha escrito sobre el peligro que hay de que las terceras generaciones de las familias empresariales no conserven el patrimonio que se hereda de los abuelos, por falta de preparación y conciencia de esas futuras generaciones. Hay muchos dichos en todos los idiomas que reflejan ese peligro, ya establecido en varias estadísticas a nivel mundial."Padre rico, hijo playboy y nieto pordiosero", dicen en español.
 
Dicho popular que se traduce en todos los idiomas: "La primera generación crea riqueza, la segunda se la gasta y la tercera ya no tiene nada". "De alpargatas a alpargatas en tres generaciones", dicen en el oriente. Las preguntas que surgen en este momento son: ¿Cuál es legado que la primera generación quiere dejar a las generaciones siguientes? y ¿Qué es lo que la tercera generación espera de los abuelos, para finalmente trabajar y hacer realidad ese legado.

El otro día entrevisté a Argemiro, un muchacho muy jovial de 19 años, miembro de tercera generación de una familia de empresarios de la Costa Atlántica. Muy claramente le pregunté cuál era el legado que esperaba recibir de sus padres y sin titubear ni un segundo me contestó: "Los valores que ellos practican y han recibido de mi abuelo Anastasio, fundador de la empresa. Dentro de esos valores hay dos que quisiera recibir muy especialmente: el respeto y la tolerancia. El respeto porque ha sido la base de prosperidad de la empresa, sin el cual mis tíos y mi mamá no podrían relacionarse. Además, la tolerancia entre ellos ha sido fundamental para poder trabajar juntos. También quisiera recibir de ellos esa visión empresarial que han heredado de mi abuelo Anastasio que era realmente un visionario".
 
Inmediatamente recordé la respuesta que me había dado Pericles, presidente de una empresa familiar de más de 100 años en Colombia, cuando le pregunté, en una conferencia en la cual él estaba exponiendo sobre su empresa familiar, cuál había sido el éxito de varias sucesiones generacionales en su empresa. El me dijo que los valores eran la base del éxito de su familia empresarial y que el respeto era el primero. Eso era lo que según Pericles había proporcionado el éxito de varios pasos generacionales.

Pues bien, las respuestas de Argemiro y Pericles me han hecho reflexionar sobre la importancia de los valores y la visión empresarial en ese legado que los fundadores quieren pasar y que los sucesores quieren recibir. También hay que tener en cuenta que muchos de los sucesores quieren realizar sus propios sueños empresariales, y no ser simplemente testigos de lo que es el producto del sueño de sus abuelos. De esa forma se aumenta la riqueza de las familias que contribuyen al desarrollo social de los países.

El legado de valores, principios y visión empresarial hay que trabajarlo. No se da por hecho. En una familia empresarial hay que inculcar los valores y tratar de fomentar el espíritu empresarial entre los miembros de las siguientes generaciones. Ese espíritu de emprendedores que tenían los fundadores hay que pasarlo también, así como se pasa el legado económico de una empresa.

Señor Empresario Familiar: Espero que ya se haya dado cuenta que usted no es inmortal, y que lo que trasciende después de su muerte es la empresa fundada por usted, que ojalá ya esté muy organizada. Pero, ¿no es también muy importante que usted traslade a sus nietos esa "visión de empresario" y los valores que lo han llevado a esa prosperidad? Fíjese que la respuesta de Argemiro puede ser también la de sus nietos.
 
"Queremos recibir esa visión empresarial del abuelo Anastasio que nos permita alcanzar nuestros propios sueños". ¡Y qué mejor que hacerlo junto con los valores y principios que usted aprecia y mantiene! Por favor piense en qué es lo que le va a entregar a la próxima generación y no deje que ese dicho popular se haga realidad en su familia empresarial: "Padre rico, hijo playboy y nieto pordiosero". Para eso, prepare y eduque a las próximas generaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?