Opinión

  • | 1998/05/18 00:00

    El futuro de Irlanda

    Se dio el primer paso para lograr la paz entre el Reino Unido e Irlanda. La entrega de armas concentra la atención.

COMPARTIR

En el acuerdo reciente, el Reino Unido y la República de Irlanda aceptan que la soberanía sobre Irlanda del Norte sea definida por la voluntad democrática de sus habitantes.



Para los protestantes pro británicos, el acuerdo implica poner en entredicho su pertenencia al Reino Unido y para los católicos, aplazar la unificación con Irlanda, que podrían aprobar cuando lleguen a ser mayoría. Hamish McRae proyecta que en el año 2020.



Los ingleses expresan que prefieren la paz al dominio territorial.



El acuerdo prevé una asamblea regional en Irlanda del Norte, un comité ejecutivo de gobierno con participación de los diferentes partidos y un instrumento administrativo provincial conjunto para asuntos de frontera.



La asamblea será de representación proporcional para defender las minorías y evitar el monopolio protestante del pasado, derivado del modelo británico "the first past the post", que otorga todos los escaños de una circunscripción al partido que obtenga la mayoría simple.



De acuerdo con las fuerzas actuales, el comité ejecutivo sería presidido por David Trimble, líder del Ulster, de mayoría protestante. Y tendría la participación de Gerry Adams, del Sinn Fein, católico, vocero político del IRA. Estos, hasta hoy contradictores, formarán parte de un mismo gobierno.



Faltan pasos como el referendo, la implementación de los órganos acordados y la entrega de armas, sobre la cual todavía no hay claridad. Sin embargo, el acuerdo es considerado trascendental. Estados Unidos ha cooperado hablando con los violentos y obligándolos a dialogar.



El proceso, que inició el anterior primer ministro británico y fortaleció el actual, cuenta con el apoyo de conservadores y laboristas. No obstante, sus divergencias domésticas y en asuntos referentes a la Unión Europea, los británicos parecen unidos alrededor de la paz. El primer ministro Tony Blair y el líder de la oposición Hague abrirán un paréntesis a sus enfrentamientos, para buscar el sí en el referendo.



La sólida mayoría de Blair le ha permitido gobernar sin necesidad del apoyo de los protestantes irlandeses. Ha ejercido presión para que acepten el diálogo y los acuerdos pero les ha dado la garantía de exigir a los violentos la entrega de armas.



El IRA reconoce la importancia del acuerdo, reitera que mantendrá el cese al fuego, pero anuncia que no entregará las armas. ¿Hasta qué punto en estas condiciones, su vocero político, el Sinn Fein, podrá integrar el gobierno regional? Este asunto y la liberación de los prisioneros constituyen los temas más delicados de los meses venideros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?