Opinión

  • | 2004/05/14 00:00

    El dragón no es como lo pintan

    Las exportaciones colombianas no están siendo perjudicadas por el éxito de China en los mercados mundiales.

COMPARTIR

Las exportaciones chinas están creciendo al desbocado ritmo del 34% anual, según las informaciones más recientes. "Cómo China se está comiendo el almuerzo de México" es el título de un reciente libro de Dan Rosen sobre el tema, que hace evidente la intensidad de la competencia entre los dos países. En efecto, México ha visto herido su orgullo exportador: el año pasado logró apenas 2,5% de aumento. Sin embargo, otros países están beneficiándose claramente del auge chino. Las exportaciones brasileñas crecieron 21% en 2003, empujadas por los buenos precios de la soya, el hierro y otros productos básicos de su canasta exportadora.

¿Dónde queda Colombia en este mapa exportador? Aparentemente, más cerca de México que de Brasil. En 2003, las exportaciones colombianas crecieron apenas 9%, pues aunque las exportaciones de carbón y ferroníquel aumentaron más de 40%, otros productos básicos como el petróleo y el café crecieron 3% ó 4%, y el conjunto de las exportaciones industriales tan solo subió 5%.

Sin embargo, un análisis más profundo de las cifras revela un panorama bastante diferente. México enfrenta una gran competencia de China porque hay mucho en común en la canasta exportadora de ambos países. Muchos de los productos electrónicos y las confecciones que han liderado el crecimiento exportador de México, ahora resultan más baratos de producir en China. En adición, la inminente eliminación a fines de este año de las cuotas de textiles y confecciones en el mercado de Estados Unidos ha dejado sin esta ventaja de entrada a los productores mexicanos, y las multinacionales del sector están llevándose sus plantas a China, donde el costo de la mano de obra es mucho más bajo.

Colombia no padece estos problemas, al menos no con igual intensidad. El coeficiente de similitud de las exportaciones colombianas con las chinas es apenas 5%, una cuarta parte del de México. En el sector de productos eléctricos y maquinaria, donde la similitud con México es 58%, la de las exportaciones colombianas es apenas 4%.

Colombia sí exporta diversos productos del sector de confecciones y manufacturas misceláneas, donde el coeficiente de similitud es 52%. Sin embargo, el cluster de las confecciones colombianas no tiene nada qué envidiarle al de la China, según lo revela un estudio comparativo de los sectores de las confecciones de varios países, preparado por INCAE. El sector de confecciones colombianas es más integrado y sofisticado que el chino, el mexicano y el de todos los países centroamericanos considerados.

La relocalización mundial del sector de confecciones puede beneficiar a Colombia, algo que posiblemente ya está ocurriendo. De hecho, las exportaciones de textiles y confecciones colombianas crecieron 14% en 2003, y 24% en enero de 2004. Mientras que la elaboración masiva de productos de poca sofisticación y diseño tenderá a irse a la China, los artículos más refinados tenderán a producirse en lugares más cercanos del mercado de destino. Lo mismo podría ocurrir con otros productos industriales, como los muebles y otros artículos para el hogar, cuyas exportaciones también están desempeñándose muy bien. Colombia tiene además la perspectiva de un acuerdo comercial con Estados Unidos, que daría estabilidad de acceso a ese mercado en todos los productos industriales.

Colombia ha hecho un esfuerzo de décadas por diversificar y ampliar su oferta exportadora. De momento, no está beneficiándose por los aumentos de precios de los productos básicos tanto como Brasil u otros países del sur de la región, pero tampoco está sufriendo por el desplazamiento industrial de China. Quizás está en el mejor de los dos mundos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?