Opinión

  • | 2003/10/17 00:00

    El crecimiento del "offshoring"

    La contratación de servicios remotos se presenta como un generador de riqueza para la economía mundial. Colombia debería aprovechar la oportunidad.

COMPARTIR

El desarrollo de la oferta y la demanda de servicios remotos (offshoring) se ha incrementado de manera significativa en los últimos años, llegando a ser una industria con ingresos superiores a los US$25.000 millones anuales. Los principales importadores de estos servicios son Estados Unidos con cerca de 70%, seguido por Reino Unido y Japón. El caso más ilustrativo es el de la industria de desarrollo de software en India, país al que fluyen cerca de US$7.700 millones anuales derivados de la prestación de este servicio remoto.

A pesar del actual debate sobre la pérdida o desplazamiento de empleos de unos países a otros, un estudio reciente del McKinsey Global Institute (MGI) muestra cómo estas actividades generan riqueza no solo para los países que exportan estos servicios sino para la economía mundial en general. El MGI calcula que por cada US$1 que Estados Unidos reduce sus costos laborales por efecto de la contratación de servicios remotos, se generan US$1,2 en la misma economía y se trasladan US$0,3 a los países proveedores. Una situación en la que claramente gana la economía mundial.

En términos generales, los beneficios económicos de contratar servicios remotos se derivan en gran medida de la oportunidad de utilizar mano de obra más barata. Por ejemplo, mientras un programador de software tiene un costo promedio de US$60/hora en Estados Unidos, este mismo programador cuesta US$6/hora en India (un poco menos que en Colombia). Esta ganancia en costos de empleo compensa significativamente los costos adicionales de telecomunicaciones y administración en los que se tiene que incurrir para montar una operación de este estilo. El resultado final promedio son ahorros entre 45% y 55% de la base de costos original, lo cual explica los estimados de crecimiento del offshoring en tecnología a ritmos de entre 30% y 40% anual en los próximos 5 años.

Sin embargo, las razones por las cuales el offshoring genera riqueza para la economía mundial van más allá de los ahorros obtenidos por las grandes compañías. Las fuentes de valor son múltiples:

Para los países/compañías demandantes de servicios:

- Reducción de costos de mano de obra que se traduce en mayores ganancias para los accionistas, menores precios al consumidor final y/o aumentos en competitividad.

- Incremento de ingresos vía la capacidad de enfocar los recursos liberados en otras actividades.

Para los países/compañías proveedores de servicios remotos:

- Incremento en la oferta de empleo y, en general, de personal calificado.

- Exposición y desarrollo de habilidades en servicios de alto valor.

- Incremento en el flujo de divisas para el país por exportación de servicios.

Los servicios sujetos a offshoring están concentrados en actividades que pueden ser ejecutadas y transferidas vía internet y/o telefónica. Los países que han tenido éxito prestando estos servicios lo han logrado apalancándose en el talento de su gente. Por ejemplo, una población con dominio del inglés como principal lenguaje de negocios les permitió a India, Canadá, Irlanda e Israel acceder al mercado estadounidense de offshoring.

Colombia debería desarrollar una estrategia para capturar esta oportunidad, apalancándose en el bajo costo de la mano de obra, la calidad de sus universidades y la aceptación de nuestro acento entre la creciente población hispano parlante en Estados Unidos. También es valiosa nuestra cercanía geográfica a Estados Unidos. Los ejecutivos estadounidenses de las empresas compradoras de estos servicios están comenzando a valorar más la cercanía desde los hechos del 11 de Septiembre.

Esta columna se basa en el artículo "Offshoring: Is it a win-win game?", escrito por Diana Farell, directora del MGI y socia de McKinsey & Company en San Francisco. *Colaboró Carlos Mejía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?