Opinión

  • | 2007/08/30 00:00

    El Comercio Justo II

    El Comercio Justo va más allá del pago de un buen precio, se busca ser justo con el planeta y con la humanidad.

COMPARTIR

Varios fueron los mensajes recibidos a raíz de la última columna en la cual se preguntaba si el Comercio Justo era una forma de responsabilidad social. En ella también se preguntaba si a nivel local nuestra economía, especialmente en el rubro de alimentos, conduce a prácticas de comercio y pagos justos a los pequeños agricultores y productores de alimentos.

Vale entonces la pena profundizar un poco en algunos de los principios generales de las prácticas del comercio justo. Para esto, veamos ciertas definiciones que hace TransFair USA, una organización dedicada al estudio y emisión de certificados de Comercio Justo.

Precio justo: la forma más obvia de hacer Comercio Justo es a través del correcto reconocimiento del valor de los productos a los productores. En realidad este es un principio básico de la economía social y la economía política.

Condiciones laborales justas: cada vez más, los mercados están reconociendo y exigiendo que los productores de los países en desarrollo cumplan con las normas universales del derecho laboral. Cada vez más son señaladas las multinacionales que violan estas normas en los países en desarrollo y luego venden sus productos en los mercados de mayor poder adquisitivo.

Colombia se ha convertido en uno de los países más cuestionados en términos de ser el escenario de violación al derecho laboral por parte de compañías internacionales.

Comercio directo: entendiendo que el Comercio Justo en ningún caso significa comercio no-competitivo, una de las más eficaces formas de poder reconocer valores justos a los productores es por medio de la eliminación de intermediarios innecesarios. Bajo este principio, el efecto en mayores márgenes por la eliminación de intermediarios debería repartirse equitativamente entre el productor, el comercializador y el consumidor.

Comercio bio-justo: o comercio ambientalmente justo, es aquel que exige que la elaboración de productos que van a ser vendidos en los mercados internacionales, no solo sea correctamente remunerada, sino que sean producidos con los mismos estándares ambientales que se le exigen a un productor local.

En otras palabras, no se puede aspirar a obtener buenos precios a costa del medio ambiente de los países en desarrollo. Tampoco se puede permitir que se produzcan artículos o bienes que no quisiéramos que se produjeran en nuestros mercados. Ejemplos serían la disposición de desechos tóxicos, la tala de bosques para lograr algunas maderas especiales, el vertimiento de material residual contaminante en ríos como es el caso de las curtiembres, o simplemente productos que salen baratos porque no asumen el costo de mitigar sus efectos sobre el medio ambiente.

Comercio sostenible: todas las prácticas de desarrollo sostenible deben ser exigidas y reconocidas a los productos que obtienen la certificación de Fair Trade. Esto significa que para que un artículo obtenga este sello es indispensable que sea producido con los más altos estándares de respeto y cuidado ambiental. En el caso de productos agrícolas, el uso de pesticidas o fertilizantes se debe dar de forma que no afecte en ninguna medida la salud de los agricultores, ni el medio ambiente. Por el contrario, se favorecen ampliamente los productos que usan tecnologías alternativas y amigables con la naturaleza.

Los productos: aunque los sellos de Comercio Justo se han emitido sobre una buena cantidad de productos, a la fecha los ejemplos mas visibles se encuentran en café, cacao y chocolate, vainilla, frutas frescas, arroz, flores y azúcar. ¡Todos productos presentes en nuestros campos y puertos de exportación!

Como vemos, el tema del Comercio Justo es mucho más pertinente para Colombia de lo que seguramente somos conscientes. Los mercados internacionales nos castigarán o premiarán en la medida en que seamos justos con nuestros productores, con el planeta y con la humanidad. ¡Vale la pena ser justos!

*brucemacmaster@inverlink.com.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?