Opinión

  • | 2010/08/06 12:00

    El Aeropuerto ilógico

    Pensar en grande no es gastarse el dinero que no tenemos, es construir lo que requerimos, lo que es estratégico, lo que podemos pagar, lo que beneficia a todos.

COMPARTIR

¡Qué legado el que nos deja la era Gallego en infraestructura! Ocho años perdidos por cuenta de un Ministro que no entendió el reto que tuvo en frente.

No se hizo lo necesario. En cambio, sí nos deja un elefante blanco en proyecto como es la construcción de un nuevo aeropuerto internacional entre Cartagena y Barranquilla. A 40 kilómetros de un aeropuerto internacional y a 50 kilómetros de otro aeropuerto internacional. Es decir, en 90 kilómetros habría tres aeropuertos internacionales.

No tendría nada de malo tener tres aeropuertos en menos de 90 kilómetros, si se necesitaran. Pero resulta que los actuales están absolutamente subutilizados y tienen todas las capacidades para ser ampliados con inversiones muy razonables en caso de que se requiriera realmente. Los dos aeropuertos tienen utilizaciones inferiores al 30% de su capacidad actual.

Aún si se decidiera construir terminales de pasajeros totalmente nuevas en los dos aeropuertos, Rafael Núñez y Ernesto Cortizzos, se podrían hacer por inversiones significativamente menores a la inversión que requeriría un aeropuerto nuevo.

¿Por qué gastarnos US$400 millones, US$500 millones o US$600 millones por algo que no requerimos? ¿Cuál es la lógica detrás de este proyecto? ¿De dónde saldrán esos recursos? Alguien pagará esa nueva inversión y por supuesto no serán los concesionarios nuevos. ¿Por qué se cree que mover los tráficos de los aeropuertos actuales hacia "el Aeropuerto Ilógico" va a permitir pagar esa gigantesca inversión, si el tráfico de los pasajeros actuales no ha generado recursos para modificar sustancialmente las actuales terminales?

El listado de preguntas sin respuesta es interminable, pero además hay varios aspectos que llaman poderosamente la atención en las razones que se han esgrimido para justificar el proyecto. Se dice que el nuevo aeropuerto aumentará el turismo. ¿De dónde acá se cree que el turismo aumenta por tener aeropuertos más lejos en lugar de aeropuertos más cerca? Se quiere incluso convencer a Santa Marta de que use este aeropuerto como aeropuerto receptor de turistas en lugar del aeropuerto actual, a 15 minutos de la ciudad, o en el caso de turistas internacionales a una hora de Barranquilla.

El caso de Cartagena es mucho más dramático. La ciudad cuenta con la suerte geográfica de poder operar un aeropuerto internacional en el centro de la ciudad sin generar molestias ni riesgos para la ciudadanía.

La movilidad hoy día es un bien público, si no que lo digan los habitantes de Bogotá. La movilidad es competitividad. ¿Por qué se le podría pedir a una ciudad que renuncie a ese bien público y a esa competitividad para atender los intereses de unos pocos?

La suma de pasajeros que tendría hoy ese aeropuerto sería de dos millones si la totalidad de Cartagena y Barranquilla se mueven allí. Dos millones de personas año que tendrían que moverse sobre la carretera entre esas dos ciudades, que tendrían que pagar peaje, que congestionarían la vía, que obligarían a ampliarla y por lo tanto habría que sumarle esa inversión a todo el dinero despilfarrado en el aeropuerto. Serían dos millones de personas transitando 50 kilómetros de ida y venida, es decir 200 millones de kilómetros anuales recorridos, por vehículos, consumiendo combustible, contaminando, congestionando, muchas horas perdidas por muchas personas.

Es sin duda un "Aeropuerto Ilógico" dudoso y totalmente inconveniente.

Es hora de que Colombia piense en su infraestructura estratégicamente, sabiendo lo que necesita, lo que quiere, lo que puede tener, lo que puede pagar, y ¿cuándo y cómo se deben hacer las cosas?

Aprendamos de las grandes capitales del mundo que, cuando se encontraron con la necesidad de construir aeropuertos nuevos, mantuvieron los aeropuertos centrales, Washington, París, Londres, Sao Paulo, Rio, Nueva York, y hasta Medellín son algunos ejemplos. Pero, por favor, solo cuando se necesite.

Estamos frente a un proyecto tipo Parlamento Andino, inútil, innecesario y costoso.

"El Aeropuerto Ilógico" se parece a los velódromos, museos, estadios y coliseos pagados con las regalías en los Llanos Orientales que solo han servido para ...

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?