Opinión

  • | 1994/10/01 00:00

    El advenimiento de los ólogos

    Si Mockus gana la Alcaldía de Bogotá, la ciudad encontrará la solución a todos sus problemas en manos de astrólogos, antropólogos y sociólogos. ¡Vivan las ciencias exactas!

COMPARTIR

Conversando sobre Bogotá y su futuro, un pariente versado en la historia de la humanidad me dijo que durante el paso de ésta por la faz de la tierra se han presentado ciclos en donde el sentimiento popular converge alrededor del rechazo a los técnicos y a sus soluciones científicas. Este fenómeno aparentemente se origina en el desespero e indignación de la población, como resultado de la inoperancia de las políticas reinantes y conlleva al imperio de la corrupción, al refundirse la moral quedándonos sin fuerzas para atajar a los inescrupulosos que pescan exitosamente en río revuelto. Creo que el triunfo de Antanas Mockus en las encuestas para definir el próximo alcalde de Bogotá, pregona el inicio de uno de estos ciclos esotéricos.

Este proceso habitualmente ha venido acompañado del dominio de los ólogos (ecólogos, antropólogos, sociólogos, astrólogos, etc.), quienes tienen mayor facilidad para aportar respuestas descontextualizadas de los problemas que agobian a la población, permitiéndole vislumbrar una luz al final del túnel y por ende confiar en un mejor futuro. Para no ir muy lejos miremos el caso de Barranquilla, en donde existe algún grado de consenso (primer milagro) acerca de que la administración del cura Hoyos, por folclórica que nos parezca a los enruanados del altiplano, inició el ordenamiento del desmadre que llevó a la ciudad de la cima a la sima de su desarrollo en 40 años.

Cabría entonces preguntamos qué pasará si Mockus sale elegido el próximo treinta de octubre y da muestras de poder domar a las oscuras fuerzas del desorden y de la corrupción que hasta ahora se han ensañado sobre Bogotá. ¿Sería el candidato para presidente de la República por parte de la ciudad más poblada del país, teniendo como contrincante al cura:; Hoyos?

Esta hipótesis, aunque aterre a, las piadosas señoras de mantilla y'; pañolón, no es tan traída de los. cabellos, ya que a pesar de existir' acuerdo sobre los méritos del candidato Peñalosa hay en el ambiente una sensación de desespero que terminará por desquiciar el equilibrio de quienes creemos que el próximo alcalde debe procurar templarle las riendas a la desbordada metrópolis, más que invocar exorcismos que induzcan al buen comportamiento del conjunto de cafres que la habitamos,:

Debe además enmarcarse en este escenario dentro de las experiencias recientes latinoamericanas, donde nadie daba un peso argentino, por el gobierno del playboy de Menem o un nuevo sol por el éxito de la gestión del inca-samurai de Fujimori. No obstante el escepticismo de la gente, hoy en día se reconoce el aporte de ambas gestiones en la recuperación económica de estas naciones, abriéndole por lo tanto puertas al advenimiento de los ólogos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?