Opinión

  • | 2008/04/25 00:00

    Educación, descentralización y participación

    ¿Qué se ha hecho en política educativa en los últimos años y cómo pueden participar los empresarios en mejorar el sistema educativo?

COMPARTIR

Con la Constitución de 1991 y el proceso de descentralización establecido en ella, el sector educativo inicia un proceso formal y estructurado de transformación y adecuación a las tendencias mundiales, tanto en lo administrativo como en lo pedagógico. Así mismo, la dinámica y los cambios institucionales han permitido que el tema educativo en las últimas décadas esté siendo apropiado cada vez con mayor fuerza por los diferentes actores sociales y en particular por el sector empresarial.

Con el ánimo de motivar la participación de más empresarios en este tema, enuncio los principales cambios que ha tenido la educación preescolar, básica y media en estos últimos años. Puede decirse que la transformación se inicia con la expedición de la ley 60 de 1993 y la ley General de Educación, 115 de 1994, que distribuyen competencias y responsabilidades y dictan normas para regular dicha educación. Desde ese momento, la ejecución de las políticas educativas dejó de ser responsabilidad del Gobierno Central y son los departamentos y distritos los encargados directos de la prestación del servicio. Después de varios años, se expide la ley 715 que no solo le da esta responsabilidad a todos los municipios que en ese momento tuvieran una población mayor a 100.000 habitantes, sino que permite asumir directamente la administración de la educación a todos aquellos que puedan demostrar capacidad de hacerlo (hoy en día existen 80 entidades territoriales certificadas).

Estos cambios se han visto acompañados de modificaciones en el esquema de asignación de recursos. Tanto la ley 60, como la 715, buscan la eficiencia en la distribución de recursos nacionales, primero con el Situado Fiscal y la Participación en los Ingresos Corrientes de la Nación y, posteriormente, con el Sistema General de Participaciones, cuyos criterios de distribución responden a los resultados educativos de las regiones, tales como la población matriculada y la población fuera del sistema educativo, y a sus características propias, siendo una de ellas el nivel de pobreza.

Estos cambios han exigido que, tanto las instituciones gubernamentales como las educativas, modifiquen su estructura. El Ministerio de Educación Nacional maneja de manera integrada la educación desde el nivel preescolar hasta el superior y trabaja en conjunto con entidades como el Icfes, el Icetex y el Icbf, entre otros. Las instituciones educativas, por su parte, se integraron para ofrecer a sus estudiantes un mismo Proyecto Educativo Institucional, desde preescolar hasta la media (grados 0 hasta el 11) buscando mejorar la calidad educativa y evitando la deserción, debida a la no consecución de cupo escolar al cambiar de nivel educativo. En lo pedagógico, se han ido desarrollando e implantando modelos pertinentes a las necesidades de los estudiantes y las regiones.

Dentro del anterior marco institucional, la participación de toda la sociedad ha ido tomando fuerza. El sector educativo es el único que cuenta con dos planes decenales (1996-2005 y 2006-2015) construidos con la participación de todos los colombianos que quisieron hacerlo, con aportes de las distintas regiones y de diversos actores.

Esto permite que dentro del marco del plan decenal nacional, cada región defina, con la participación de los actores claves responsables, cuáles son los planes regionales que se requieren para formar, instruir y preparar a los futuros ciudadanos que desarrollen económica y socialmente la región, de acuerdo a sus necesidades específicas.

En estos procesos, los empresarios podemos jugar un papel fundamental, aportando, tanto en el conocimiento del mercado, como en las necesidades, oportunidades, ventajas competitivas, fortalezas y debilidades de la región.

Igualmente, podemos aportar la experiencia empresarial y organizacional y las herramientas gerenciales para liderar y apoyar procesos de mejoramiento y transformación que conduzcan a un sistema educativo más acorde a las necesidades regionales y más efectivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?