Opinión

  • | 2010/04/16 12:00

    Educación de calidad, un propósito nacional

    En 1994, la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo planteó directrices que han servido de base para muchas de las políticas y estrategias implementadas en los dos últimos planes decenales de educación.

COMPARTIR

La incidencia de la política educativa y de la inversión en ciencia y tecnología en el desarrollo económico y social es tan grande, que se requiere una política de Estado de largo plazo con la cual se logren acuerdos sobre lo fundamental, bajo el compromiso de todos los sectores de la sociedad y los representantes de los diferentes partidos y candidatos.

La transformación del sistema educativo es un proceso que toma varias décadas. Hay países que lo han logrado y esto ha tenido un impacto significativo en su competitividad y en su desarrollo económico y social. Colombia ha dado pasos importantes, principalmente en cobertura, pero se requiere la voluntad y el compromiso de todos los líderes del país para aprender de las buenas prácticas internacionales y convertir la educacion de calidad en un propósito nacional.

Una de las recomendaciones de la Misión de Sabios fue la creación de una corporación mixta de carácter nacional, encargada de estudiar, sistematizar, promover y difundir innovaciones en los campos de la ciencia, la educación y el desarrollo, para dar solución a los problemas identificados, en el momento en que el sector educativo experimentaba grandes transformaciones. Así se creó, en 1996, la Corporación Mixta para la Investigación y Desarrollo de la Educación (Corpoeducación).

Los proyectos realizados por esta corporación han permitido atender diversos requerimientos del sector educativo colombiano, relacionados con el apoyo a la difusión y adopción de la política pública educativa en las entidades territoriales del país, la implementación de programas y modelos educativos, y el desarrollo de estudios e innovaciones para apoyar la gestión estratégica del sector.

En cumplimiento de su misión y con base en algunas de las indicaciones del informe de la Misión de Sabios, uno de los aportes más importantes es el que ha hecho al desarrollo de un sistema nacional de evaluación de la calidad educativa, que tiene como referente las pruebas diseñadas por el Ministerio de Educación y el Icfes para la educación básica (Sabr), media (Examen de Estado) y superior (Ecaes).

Sin embargo, en respuesta al llamado de construir una concepción adecuada de calidad educativa, surge la necesidad de relacionar estas pruebas con diferentes aproximaciones que den cuenta de otros aspectos que no están debidamente reflejados en los puntajes obtenidos por los estudiantes. En esta línea, se hace necesario ampliar el análisis sobre factores asociables a la calidad de la educación, abordando referentes complementarios a las evaluaciones oficiales.

Como respuesta a estas necesidades, en el año 2007 se creó una alianza entre Corpoeducación y las fundaciones Carvajal, Corona, Génesis, Luker y Promigas. A través de la alianza se ha conformado un grupo de investigación dedicado al estudio de los factores asociados a la calidad de la educación en el país, desde una perspectiva analítica que combina enfoques de investigación cuantitativa y cualitativa.

Durante los años 2007 y 2008, la alianza realizó un primer estudio de orden conceptual que permitió construir un significado explícito de la escuela, fundado en varios principios hasta ahora poco considerados en análisis de este tipo. Dentro de ellos está la valoración de la participación comunitaria como agente social de los procesos educativos, el reconocimiento de la heterogeneidad regional como determinante de las políticas nacionales y la concepción de escuela como una organización social, compleja, dinámica y en permanente tensión.

De igual manera, en este periodo se trabajó en el diseño de una estrategia de evaluación de la calidad de los procesos educativos en primaria y secundaria, y su posterior validación en 45 colegios de Barranquilla, Bogotá, Buenaventura, Cali y Manizales, con la participación de rectores, docentes, estudiantes y padres de familia.

Los resultados fueron bastante interesantes, si bien hacen parte de una etapa inicial de validación del estudio. Los factores que más incidencia tuvieron en la calidad de la educación tienen que ver con la dinámica organizacional de los colegios, particularmente con el clima institucional y con la promoción intelectual de los profesores.

Se han dado pasos importantes pero hay un largo trecho por recorrer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?