Opinión

  • | 2008/04/11 00:00

    Educación 2020

    ¿Cuál es la sociedad en la que quisiéramos vivir de tal forma que orientemos la educación hacia la construcción de esa sociedad?

COMPARTIR

En el Capítulo de Bogotá de la Fundación Empresarios por la Educación se ha venido discutiendo cómo quisiéramos que fuera la educación en el futuro. Con este propósito planteamos una propuesta para ser analizada y construida con todos los estamentos: ¿cuál es la sociedad en la que quisiéramos vivir de tal forma que orientemos la educación hacia la construcción de esa sociedad?

La sociedad que quisiéramos sería:

Una organización de seres humanos integrales, que se relacionan constructivamente, conviven en armonía y aceptan la diferencia, donde todos tienen oportunidades para aprovechar totalmente sus potencialidades y vivir plenamente.

Una sociedad dispuesta a insertarse en el mundo globalizado, impulsando el afianzamiento de valores nacionales, fundamentados en:

Política de competitividad generadora de riqueza, desarrollo y bienestar para todos.

Utilización de modernos recursos tecnológicos que respeten la preservación del medio ambiente y de los ecosistemas.

Sistema educativo, fruto de un acuerdo nacional, que garantice ingreso, permanencia y calidad para todos.

Para construir esa sociedad quisiéramos una educación que:

Eduque para la vida y a lo largo de toda la vida.

Enseñe a aprender.

Promueva la cualificación y dignificación de la profesión docente.

Implemente incentivos para la mejora de la calidad y la equidad.

Logre que toda la sociedad (familia, escuela, comunidad) se comprometa en la formación e instrucción de los estudiantes.

Promueva y propicia la innovación y atiende las diferencias individuales.

Dignifique el trabajo y valora los oficios.

Posicione el trabajo como la oportunidad de aprender, crecer, dar, compartir, realizar y trascender.

Inculque el concepto de que las metas se consiguen con esfuerzo y persistencia, y que la felicidad se basa en el equilibrio, la armonía, la realización personal y la paz interior.

Eduque para construir una sociedad más humana, incluyente y justa.

Esta educación lograría:

Un estudiante que:

Es capaz de prever y construir su futuro basado en su experiencia y en la de los demás.

Tiene alas para volar y nido para regresar, piensa global y actúa local.

Es el actor principal del proceso de aprendizaje, es autónomo, responsable, curioso, apasionado, ávido de aprender, crecer, mejorar, aprovechar sus potencialidades y trascender.

Construye una filosofía de vida propia: sentido de vida, creencias, comprensión del mundo, del hombre, de la vida, tiene capacidad de disfrutar cada momento.

Define y desarrolla un proyecto de vida propio.

Conoce y defiende sus derechos y asume sus responsabilidades.

Tiene capacidad de trabajar en equipo.

Un maestro que:

Se convierte en un guía -tutor- ejemplo de vivencia permanente de valores.

Motiva por afecto, respeto y confianza, despierta en los estudiantes la curiosidad, el interés, la auto motivación, el gusto de aprender, la pasión y el gusto de vivir.

Es capaz de descubrir y fomentar talentos individuales y contribuye a desarrollar el potencial de cada uno.

Comprende a cada estudiante y le ayuda en su desarrollo socio-emocional.

Está en proceso permanente de desarrollo y mejoramiento.

Es capaz de trabajar en equipo, comprometido con la filosofía y la gestión institucional.

Una institución educativa que:

Es una organización de aprendizaje, en permanente mejoramiento.

Establece un clima de afecto, colaboración, excelencia, exigencia, todos avanzando hacia ser mejores seres humanos.

Desarrolla procesos activos, motivantes, innovadores, donde hay espacios de reflexión, análisis, diálogo, discusión, investigación y proyectos.

Logra una disciplina de confianza, donde el estudiante es responsable y respetuoso.

Se convierte en una organización competente y competitiva (que busca ser mejor que las demás).

Logra consistencia entre la filosofía del Proyecto Educativo Institucional (PEI) y el diario accionar.

Contribuye significativamente al mejoramiento de la comunidad.

Queremos invitar a los empresarios y a todos los estamentos de la sociedad a aportar para corregir, mejorar, cambiar lo que consideren necesario, para que entre todos definamos cómo sería la sociedad y la educación que quisiéramos para Bogotá y también para cada región del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?