Opinión

  • | 2008/11/07 00:00

    Doctrina en una familia empresarial

    Su empresa debería tener una doctrina que explique a todos los interesados su filosofía, principios, metas y objetivos. Es hora de empezar a elaborar el documento.

COMPARTIR

La creación de una doctrina para una familia empresarial podría ser muy provechosa porque ayudaría a establecer un sentido de pertenencia de todos sus colaboradores, y también daría muy buenas ideas sobre la filosofía de la familia accionista, así como de su cultura. Clarificaría lo que distingue y hace distinta a la empresa de todas las demás. Esto significaría que se podría tener una ventaja competitiva en esta empresa, por la creación de un lenguaje común entre todos los colaboradores, la familia y los clientes mismos.

Sin embargo, no solo se necesita la creación de la doctrina como un documento pasivo. Es necesario que los gerentes, las juntas directivas, y los accionistas se apropien de ella, y se responsabilicen porque todos los niveles de la empresa la entiendan y la tomen en cuenta. Si la doctrina es efectiva, todos los estamentos de la empresa tendrán un sentido de pertenencia más claro, también los funcionarios se sentirán más orgullosos de trabajar para la empresa, y los accionistas de tomar parte en la propiedad de la misma. Por supuesto que todos entonces deben estar de acuerdo con esa doctrina.

La doctrina, por consiguiente, podría estar compuesta de tres capítulos. El primero contendría el sistema de valores, principios y creencias que inspiran el sistema y daría a los lectores del documento una idea clara de lo que se inspira y respira en la empresa. Es algo así como lo que hace que la empresa perdure: integridad, respeto, atención al cliente. En fin, cada empresa tendrá sus creencias particulares que serán reflejadas en el documento y vividas por todos los miembros del equipo de colaboradores y accionistas.

El segundo capítulo podría contener los procesos básicos de trabajo, en los cuales se debería establecer la relación con los principios y valores establecidos en el primer capítulo. Por ejemplo, cómo esas vivencias y valores afectan o pueden afectar los procesos de producción, financieros, las ventas y las negociaciones de la empresa en general. ¿Afectan esos valores lo procesos de la empresa y llegan a afectar los resultados de la misma, en el corto y en el largo plazo?

En el tercer capítulo podrían incluirse los objetivos de la empresa y explicar cómo esos objetivos contribuyen al propósito social que también cumple la organización, cómo se aumenta de esa forma la riqueza del país y cómo se aumenta la productividad con el consecuente aumento de la competitividad. De esa forma, se busca que los clientes y los funcionarios de la firma se sientan identificados con sus objetivos.

El documento debe contener además una introducción muy convincente, para que los lectores se sientan motivados a leer todo el documento y estudiar la doctrina paso por paso. También el documento debe contener una conclusión concreta para que los lectores se sientan también motivados y convencidos de aplicar y enseñar esa doctrina a los demás.

La creación del documento requiere entonces de cuatro pasos importantes. Primero, es necesario profundizar en la filosofía de la empresa, su espíritu y sus valores, principios y cultura. La historia sería el segundo elemento a tener en cuenta. Tercero, definir y escribir las metas y cuarto la escritura del documento.

Finalmente, se debe tener en cuenta la forma como se va a divulgar el documento y el papel que juegan en este aspecto los principales directivos de la organización. La Junta Directiva y el Consejo de Familia no pueden ser ajenos a la elaboración y divulgación de este escrito. La participación de la familia es fundamental porque es ni más ni menos la interpretación de su filosofía.

Señor empresario: ¿No cree que su empresa debería tener una doctrina que explique a todos los interesados su filosofía, principios, metas y objetivos? ¿Por qué no empezar desde ya a elaborar el documento? ?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?