Opinión

  • | 2004/06/11 00:00

    Diversificación de activos, algo más que dinero

    Se debe hacer una revisión del patrimonio global de los inversionistas para minimizar el efecto de cualquier imprevisto.

COMPARTIR

Tradicionalmente, la diversificación de activos se ha enfocado a los meramente financieros, aunque el volumen más importante está en inmuebles y negocio familiar. El objetivo de una buena diversificación es reducir riesgos ante momentos complicados de un mercado determinado.

En un viaje reciente a Europa tuve la oportunidad de ver que en los tres últimos años, en los cuales los mercados financieros dieron unos resultados bastante mediocres, los grandes inversores consiguieron ganancias sustanciales diversificando en mercado inmobiliario. Como hemos comentado con anterioridad, las subidas de tipos de interés ya han afectado los precios de los bonos, y también las expectativas de ganancias en mercados bursátiles. Si bien las mejoras de los beneficios empresariales ya están en camino, hay un importante factor de incertidumbre ante las elecciones en Estados Unidos, la evolución del conflicto en Oriente Medio y la posibilidad, no deseada pero real, de un atentado terrorista en el Reino Unido o en Estados Unidos antes de noviembre. Por todo ello consideramos que se debe hacer una revisión del patrimonio global de los inversionistas para minimizar el efecto de cualquier imprevisto.

Una buena diversificación de activos debe incluir tanto activos financieros, como activos inmobiliarios, negocio familiar (aquel que sea la fuente de ingresos recurrente de la familia) e inversiones en proyectos con buenas perspectivas de ganancia. En este último rubro, incluimos tanto las inversiones en empresas con socios afines, en negocios puntuales, como en aquellos manejados por profesionales donde se invite a los inversionistas a juntarse con otros grupos compartiendo los riesgos. Normalmente, se invierte en estos proyectos mediante Fondos de Capital de Riesgo o "Private Equity Funds". Al asumir posiciones en compañías no cotizadas en bolsa, hay que considerar dos variables adicionales: su iliquidez y el mayor plazo de inversión. Por ello, el retorno esperado está en niveles del 25% anual, aunque normalmente, se tarde entre cinco y siete años recuperar el principal y los beneficios de la inversión. Los riesgos que acarrean es que un porcentaje de estos proyectos nunca alcanza las expectativas de los inversionistas; por ello, es conveniente entrar mediante fondos que inviertan en paralelo en distintos negocios y que estén manejados por profesionales de cada sector.

Respecto a la diversificación inmobiliaria, no está dirigida a la inversión en la propia vivienda, sino a la búsqueda de oportunidades de revalorización y de renta en el tiempo. Siempre se debe hacer en mercados con menor riesgo que el propio, para recuperar la mayor parte de la inversión mediante un alquiler que produzca una renta superior a la del mercado monetario y que, además, tenga la posibilidad de un aumento de precios en el tiempo. Hemos visto subidas muy importantes en el mercado estadounidense en el último trienio, por tres motivos principales: el primero, los históricamente bajos tipos de interés han abaratado su financiación; el segundo, la mala evolución de los activos financieros durante ese período, y el tercero, el movimiento de capitales desde Europa hacia Estados Unidos. Los dos primeros pueden estar llegando a su momento de inflexión, pero en cambio, el último factor se va a ir incrementando por el alto diferencial de precios del metro cuadrado entre las principales ciudades de Europa y las de Norte América. A modo de referencia, encontramos precios en Madrid, Roma, Londres o París, por encima de los US$7.500 por metro cuadrado, frente a precios cercanos a los US$3.500 en las principales ciudades estadounidenses, con excepción de Nueva York. Adicionalmente a este último factor, está la alta revalorización del euro contra el dólar en los últimos meses, que si bien pensamos que va a seguir por un corto período, creemos que en 2005 pueda darse la vuelta y suponer una ganancia adicional a los capitales europeos que inviertan en Estados Unidos.



* CEO TBK Investments Inc.

sulloa@tbkinvestments.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?