Opinión

  • | 2007/11/09 00:00

    Desarrollo humano integral

    Cómo deben ser los planes de carrera para todo el personal. Cómo se garantiza el proceso de aprendizaje, crecimiento, desarrollo y avance en conjunto con la empresa.

COMPARTIR

En las empresas ha sido usual hacer una inducción al personal que se contrata y programas de capacitación y entrenamiento orientados a facilitar el adecuado desempeño de las funciones y responsabilidades de cualquier cargo.

En la medida que los cargos tienen responsabilidades de dirección y manejo de personal, se dictan más cursos de desarrollo de habilidades más complejas, como trabajo en equipo, manejo del tiempo, desarrollo de habilidades gerenciales, relaciones interpersonales, innovación, creatividad y otros orientados a facilitar y mejorar el desempeño de las personas.

Sin embargo, lo que se ve en la práctica es que los desempeños sobresalientes y las personas que hacen carreras exitosas en las organizaciones son personas que tienen características especiales principalmente de actitudes, creencias y valores que los hacen comportarse en forma diferente.

Por esto, la importancia cada vez mayor que se da a los procesos de selección para garantizar la contratación de personas que sean verdaderos seres humanos de calidad, capaces de adaptarse a la cultura organizacional, lograr resultados sobresalientes y desarrollarse con la empresa.



¿Qué es un ser humano de calidad?

Cada quien tiene su definición, para mí es una persona que avanza hacia un desarrollo integral como ser humano: tiene una filosofía de vida clara, un proyecto de vida y un proceso de mejoramiento personal que le permiten avanzar cada día alcanzando metas que lo conducen al aprovechamiento de todas sus potencialidades y a un desarrollo equilibrado entre las distintas áreas que son importantes para él, contribuyendo al mejoramiento de todos los que lo rodean: familia, empresa, comunidad, ciudad y país.

Filosofía de vida es el conjunto de:

Creencias (qué creo sobre el universo, el hombre, la vida, la felicidad, etc.),

Valores (respeto, responsabilidad, solidaridad, honestidad, humildad, etc.),

Sentido de vida (misión, razón de ser, para qué vale la pena vivir),

Visión (sueños, ideales, meta global de largo plazo),

Propósitos (metas de largo plazo en áreas claves de desarrollo personal),

Motivaciones (intereses, pasiones, entusiasmo, fuerza vital que me impulsa a actuar) y

Actitudes (disposición para actuar, forma de actuar o reaccionar).

La persona que tiene una filosofía de vida clara puede definir su proyecto de vida basado en sus conocimientos, competencias, habilidades y hábitos, identificando sus áreas claves de desarrollo personal, definiendo metas para cada una de ellas, estrategias y acciones claves.

El Proceso de Mejoramiento Personal es el que le permite convertir el proyecto de vida en logros y realizaciones a través del PHVA (Planear, Hacer, Verificar y Actuar):

Planear metas, estrategias y acciones claves concretas para cada área de desarrollo personal (familiar, afectiva, emocional, espiritual, intelectual, profesional, laboral, social, física, financiera, comunitaria, cultural, política, etc.),

Hacer (estudiar, trabajar, convivir, interactuar, compartir, servir, ayudar, dar),

Verificar (medir, evaluar, analizar logros, incumplimientos, éxitos, dificultades) y

Actuar (mejorar cada día comportamientos, vivencias, logros, avanzar, corregir).

Si seleccionamos seres humanos de calidad, ellos van a querer desarrollarse, aprender, crecer, ser cada día mejores seres humanos integrales, para lo cual la organización debe ofrecer planes de desarrollo integral que le permitan a cada uno revisar periódicamente cómo evolucionan su filosofía y su proyecto de vida y su proceso de mejoramiento personal.

Las empresas que logren contratar las mejores personas y desarrollarlas integralmente son las que a la larga tendrán las mayores ventajas competitivas pues son ellas quienes crecen y se desarrollan, logran resultados sobresalientes para ellas, para la empresa y para toda la sociedad.

De ahí la importancia de tener planes de carrera para todo el personal, cuadros de relevos y mecanismos que le permitan a cada uno comprender su proceso de aprendizaje, crecimiento y desarrollo y avanzar en conjunto con la empresa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?