Dinero.com Revista Dinero

Alberto Espinosa López

| 9/12/2008 12:00:00 AM

De dónde viene y para dónde va la educación en Colombia

Si queremos una sociedad donde podamos aprovechar nuestras potencialidades, necesitamos un sistema educativo en el que todos participemos activamente.

por Alberto Espinosa López

Durante los últimos quince años, la educación en Colombia ha alcanzado avances significativos. Desde la Constitución de 1991, la universalización de la educación obligatoria (entre los 5 y los 15 años) ha sido prioridad tanto del gobierno nacional como del territorial. El mejoramiento de los indicadores de asistencia y cobertura así lo demuestra: Entre 1993 y 2005, la asistencia de los niños entre 7 y 11 años pasó de 85% a 92% y para los niños y jóvenes entre los 12 y los 17 años se incrementó de 68% a 78%.

En cuanto a calidad, los mayores progresos se han dado en la construcción de estándares educativos, la realización de evaluaciones censales de las pruebas SABER a los estudiantes de 5º y 9º, la elaboración de planes de mejoramiento institucional y la participación en pruebas internacionales como TIMMS (matemáticas y ciencias), PIRLS (lectura) y PISA (matemáticas y ciencias) cuyos resultados han sido comparativamente bajos con respecto a países desarrollados, pero sirven como un referente importante de seguimiento a la evolución del aprendizaje.

De igual forma, el aumento de la inversión en educación como porcentaje del PIB ha sido muy importante, al pasar de 2,76% en 1994, a 4,7% en 2006.

En los planes de desarrollo y de gobierno de estos últimos años, la educación ha sido considerada un factor esencial para la reducción de la pobreza y la inequidad y elemento clave para mejorar la competitividad del país. Un factor destacable es la permanencia de la Ministra de Educación al frente de esta cartera durante los últimos seis años, que ha permitido dar continuidad a políticas establecidas y, con ello, mejorar en temas clave como cobertura, efectividad, retención y deserción, formación de docentes, modernización de procesos, una mayor atención a la educación inicial y un nuevo sistema de ingreso y ascenso en la carrera docente, entre otros.

De la mano de estos avances surgen nuevos retos. El primero y más importante es mejorar la calidad de la educación, comenzando por acordar cómo es la sociedad que queremos construir y cuál es la formación que se requiere.

En mi opinión, si queremos una sociedad donde todos tengamos oportunidades para aprovechar las potencialidades y convivir en armonía, una sociedad insertada en un mundo globalizado, con políticas de competitividad que le permitan generar riqueza, desarrollo y bienestar para todos; necesitamos un sistema educativo en el que todos los estamentos participen activa y coordinadamente, orientándose hacia:?

1. Educar para la vida:.

Lograr que los maestros acompañen el proceso de formación y desarrollo del niño y del joven para que puedan comprender el universo, encontrar el sentido de su existencia y definir quiénes son, qué quieren y para dónde van, con lo cual construyen un proyecto de vida y un proceso de mejoramiento personal que les permiten avanzar hacia su plena realización. Conseguir que todos los estudiantes puedan aprender a pensar, analizar y reflexionar, aplicando sus conocimientos y apropiándose de ellos, para transformarse y evolucionar en el camino hacia una vida plena. ?

2. Educar para el trabajo:.

Con una filosofía y un proyecto de vida claros hay que desarrollar conocimientos, hábitos, habilidades, competencias y actitudes que conduzcan a desempeñar adecuadamente los trabajos que se requieren en cada región.



3. Educar para el emprendimiento, la autonomía y la creatividad:.

Partiendo del desarrollo de la autonomía y la comprensión de que cada uno es responsable de la construcción de su futuro, se debe ir inculcando en los niños y jóvenes la convicción de que son capaces de desarrollar proyectos, inicialmente pequeños y cada vez mayores, que los convierten en creadores, emprendedores, investigadores e innovadores en distintos campos, aprovechando sus talentos, intereses y capacidades.



4. Educar para el mejoramiento de la sociedad:.

Desde el comienzo, los niños deben comprender que son parte de una comunidad y que la construcción y el mejoramiento de la sociedad son responsabilidad de todos, por lo cual desde sus primeros años, deben asumir deberes que contribuyan al bienestar de los demás.

En todos estos campos los empresarios podemos jugar un papel clave para transformar el sistema educativo, liderando y coordinando los distintos actores (familia, escuela, comunidad) desde las regiones.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×