¿Cuál creatividad?

| 12/18/2000 12:00:00 AM

¿Cuál creatividad?

La creatividad es el origen de todas las cosas. Es un talento con el que nacemos todos, pero solo los verdaderos luchadores lo convierten en magia.

por Juan Carlos Molina

Cuando me preguntan sobre creatividad, vienen a mi mente palabras como innovación, pensamiento lateral, mirada distinta, visión borrosa para muchos, sutileza, niños, mamás. Sí. Niños con sus amigos imaginarios, mamás solucionando problemas de última hora y uno que otro papá que es capaz de meterse en el tema (con una mano en el corazón, reconozca que nunca ha dejado de ser niño... ensaye, vale la pena).



Bienvenidos a la República Independiente de la Publicidad, léase de los creativos. Qué mentira, toda una farsa, una película de terror o de ciencia ficción: usted escoge. Hay publicistas que son excelentes creativos, lo juro, aunque ni usted ni muchos clientes lo crean, pero lo que es totalmente falso es que creatividad y publicidad vayan de la mano. Abra un periódico, prenda la televisión, mire una revista, oiga un par de cuñas de radio, vea las vallas y me dará toda la razón.



¿Cuál creatividad? Se dirá a usted mismo en voz alta: "Hasta yo podría hacerlo mejor. Es más, hasta un niño podría hacerlo mejor". Y con certeza de que es así, infortunadamente para la profesión, en muchísimos casos.



La creatividad, sin serlo, está íntimamente ligada a la innovación, al sentido común (¿lo conoce?), a la visión, al conocimiento en el concepto más amplio de la palabra, al detalle, a ver lo que otros no ven y no solo a verlo, sino a hacerlo realidad. A observar. Es tan simple, ¿no? Al menos, suena.



Sueños e ideas que se vuelven negocios, gente que es capaz de ver lo que otros no ven. La creatividad, como ninguna otra cualidad, es el origen de todas las cosas. Es un talento con el que todos nacemos, todos, pero solo los verdaderos innovadores, luchadores y trabajadores incansables, lo convierten en magia.



Magia para vender, magia para vivir, magia para que lo irreal se vuelva posible, así muchas veces muchas personas no lo puedan entender. O vamos a negar que los más innovadores genios de la historia fueron tildados de locos, incomprendidos y aislados. Muchos de ellos murieron antes de saber que sus ideas no solo eran aceptadas, sino que revolucionaron y cambiaron el mundo.



Pero, sobre todo y en especial, magia para poder vivir cómodamente y demostrar que la única pobreza que puede llegarles a los creativos innovadores, sin importar en qué área del conocimiento trabajen, es que el día menos pensado se les acaben las ideas.



Le doy la fórmula de la innovación: ¡trabajo duro, creer en lo que hace y el corazón metido, incluyendo siempre una buena dosis de creatividad que nunca le va a sobrar a su vida!!!
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.