Crear valor en las crisis

| 6/23/2000 12:00:00 AM

Crear valor en las crisis

En las épocas difíciles se abren ventanas nuevas para la creación de riqueza.

por Oswaldo Acevedo

Los miembros de las juntas directivas de las empresas colombianas, en particular los que ejercen su función de manera proactiva y estratégica, están por estos días haciendo dos preguntas a la gerencia:

¿Qué oportunidades nos presentó la crisis de la economía, que fueron, o hubieran podido ser capitalizadas por nuestra empresa? y



¿Cómo debemos articular las enseñanzas y experiencias adquiridas en estos atípicos años, para prepararnos con anticipación (es decir, desde ahora), para enfrentar con éxito las amenazas y oportunidades que llegarán con la próxima crisis que viva nuestra economía?



Las respuestas a estas preguntas tienen doble trascendencia porque es sabido que en las crisis unos se fortalecen mientras otros desaparecen y porque en la práctica, el entorno de nuestra economía de los últimos 50 años produjo empresarios exitosos en el manejo de un crecimiento sostenido de la demanda, pero no habituados a reducciones cuantiosas y prolongadas en el consumo ni a cambios rápidos en el comportamiento del consumidor, como los que estamos viviendo en estos años. Una de las enseñanzas más elocuentes acerca de las oportunidades que ofrecen las crisis la encontramos en la forma como el legendario "Mr. Coffee" Manuel Mejía, con el apoyo de los miembros del Comité Nacional de Cafeteros, en épocas de la segunda guerra mundial, entendió que la escasez de divisas de los países escandinavos para pagar sus importaciones era una oportunidad para incrementar la participación del Café de Colombia en esos mercados; y pactando plazos de pago blandos y variables, fue habituando al consumidor al gusto por nuestro café. Hoy 59 años después, Escandinavia sigue siendo el primer consumidor per cápita del Café de Colombia en el mundo.



En una reciente investigación sobre perspectivas económicas realizadas entre 356 empresarios para Forum - Universidad de la Sabana, llamó la atención que el 70% de los encuestados no considerara las exportaciones como una acción para enfrentar la crisis; y que el 65% se iría del país si tuviera la oportunidad. Es probable que se hubieran registrado respuestas similares a estas, si hubiésemos preguntado a los empresarios chilenos de comienzos de la década de los 70, cuando ese país vivió una crisis similar a la nuestra por duración, profundidad y migración de empresarios. Hoy, Chile, apalancado en su comercio exterior, publica año tras año cifras económicas envidiables. Esto indica que las crisis sí representan oportunidades y que, sin duda, se puede generar más valor con una estrategia de compromiso e inversión en el país que con la opción escapista.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.