Opinión

  • | 2011/05/25 00:00

    Conflicto de intereses en la familia empresaria

    Unas reglas claras con respecto a estas situaciones podrían mejorar las relaciones de la familia y mantener el bienestar de la empresa.

COMPARTIR

Hace unos días estuve reunido con varios amigos, dueños de empresas de familia. Durante nuestra charla, el tema de los conflictos de intereses fue uno de los más debatidos. Comparto con ustedes algunas de nuestras impresiones y conclusiones al respecto, por cuanto estas ideas podrían servir a muchos. ¿Para qué arriesgar la relación familiar y la salud de la empresa por un conflicto de intereses?

Estuvimos de acuerdo en que un conflicto de intereses surge, entre otras cosas, cuando existen diferencias entre los intereses de la familia y la empresa como un sistema, y los intereses particulares de un miembro de la familia empresaria. En ocasiones, algunas situaciones particulares pueden conllevar a que los integrantes de la familia tiendan a actuar en pro de sus motivaciones propias y no por el bienestar de la familia empresaria. O, por lo menos, que la situación se perciba de esa manera.

Pero, más allá de un análisis teórico, la discusión transcurrió a través de un caso práctico (hipotético). La empresa Trikitrake S.A. era una empresa familiar dedicada a la venta de pañales, pañuelos e implementos de uso doméstico. El fundador y gerente general de la empresa había decidido crearla para que fuera el medio de sustento económico de la familia. Por eso, cuando sus tres hijos crecieron, se involucraron laboralmente a la compañía: Ramón era el director de mercadeo; Pepe, el gerente de compras, y Víctor, el gerente financiero.

Pepe, el gerente de compras, que tenía a su cargo las compras de la compañía, pensó en montar un negocio particular, aprovechando que el proveedor de Trikitrake vendía otras materias primas que podrían también utilizarse como las materias primas para su propio negocio. De cierto modo, se aprovechaba también del monto de las compras de la empresa de su familia, para obtener descuentos para su negocio particular. Nada de raro veía en eso y su negocio progresaba rápidamente. Pepe no dijo nada a sus hermanos y prefirió quedarse callado al respecto.

Un buen día, sus hermanos se dieron cuenta de la situación y se armó una buena trifulca. Si bien la empresa de la familia iba viento en popa, la empresa de su hermano Pepe no se quedaba atrás. Pero, ¿qué hay de malo en eso? Preguntaba Pepe. Si compro de la forma adecuada para la empresa de mi familia, ¿por qué no puedo comprar también para la mía? Sin embargo, sus hermanos reclamaban que la situación no se hubiera expuesto claramente desde el principio.

Como consecuencia de esta situación, Pepe salió de la empresa, la familia quedó destruida y los hermanos no se volvieron a hablar con Pepe. Situaciones como esta, que parecen tan sencillas, se presentan con frecuencia en las familias empresarias y lo que parece tan simple se puede convertir en una guerra sin cuartel. El argumento de la familia era que Pepe se estaba beneficiando de los proveedores de la empresa, pero lo que más criticaban a Pepe era que la situación no se hubiera expuesto franca y llanamente desde el principio.

En nuestra reunión de amigos concluimos que lo mejor es que cuando una situación como esta se vaya a presentar, es bueno ponerla sobre la mesa de inmediato para no tener problemas en el futuro; pero lo mejor, unas reglas bien fundamentadas con antelación podrían ayudar a mantener la familia unida y aclarar las situaciones. ¿Para qué poner en juego la salud de la familia empresaria por el beneficio particular de uno de sus miembros?

Señor empresario familiar: en las empresas de familia se pueden presentar conflictos de interés que pueden llevar a la destrucción de la familia y afectar las empresas. ¿Por qué no exponer claramente y desde el principio las situaciones que puedan llevar a un conflicto de intereses? Unas reglas claras con respecto a estas situaciones podrían mejorar las relaciones de la familia y mantener el bienestar de la empresa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?