Opinión

  • | 2008/09/12 00:00

    Confianza en el futuro de las Empresas de Familia (EF)

    El futuro de la economía mundial está en manos de las EF. muchos gobiernos están promoviendo leyes que apoyan e incentivan la consolidación de estas unidades económicas.

COMPARTIR

Estoy convencido de que hoy, con el desarrollo de las comunicaciones, la tecnología, la educación y otros aspectos, son muchos los emprendedores familiares que han tenido la oportunidad de conocer y sensibilizarse frente a su papel, comprendiendo la responsabilidad familiar y social que representan. Aquellos empresarios inquietos ya conocen los resultados de estudios en diferentes partes del mundo en los que se demuestra la importante participación de las empresas de familia (EF), y cómo éstas han sido las encargadas de mover las economías. Ellos, seguramente también, han reconocido las razones por las cuales son pocas las empresas de familia que sobreviven a través de las generaciones, y por ello están asumiendo compromisos de familia y estrategias de organización, planeación y formalización.

Las familias empresarias han sido exitosas cuando utilizan herramientas que generan confianza entre los familiares, los empleados y todas las personas y entidades que se relacionen con estas organizaciones. Las herramientas existen, la creatividad y la capacidad para innovar sobre formas de organizarse son muchas, y se sabe que una de las principales características de las empresas familiares es su gran capacidad para aplicar estrategias poco convencionales e innovadoras.

El futuro de la economía mundial está en manos de las EF, y es tan importante y definitivo su papel, que muchos gobiernos están promoviendo leyes que apoyan e impulsan la consolidación de estas unidades económicas. Ya son concientes de que la competitividad de las economías depende en gran parte de la competitividad de las EF.

El futuro de las EF dependerá, entonces, de la visión y capacidad de los gobernantes para fomentar políticas apropiadas, y de los emprendedores para no omitir aspectos y herramientas que las fortalezcan y organicen, facilitando la permanencia de la familia y sus negocios a través de las generaciones. Recordemos algunas herramientas:?

Educar en valores y principios desde el núcleo familiar.

Integrar a los jóvenes para que exista dinámica generacional, que luchen por conseguir su plan de vida individual, que sean flexibles, creativos y que con la experiencia histórica de sus familias empresarias puedan aprender más fácilmente.

? Discutir y establecer reglas claras del rol de la familia frente a los negocios familiares, construyendo la constitución familiar como pilar de un gobierno familiar y empresarial.

? Establecer un plan de sucesión del patrimonio y del liderazgo en los negocios, preparar a la familia, a los sucesores y a los mismos negocios familiares.

? Realizar una planeación estratégica paralela, en la que se sincronicen las expectativas de la familia empresarial con el propio plan estratégico de los negocios.

? Diseñar un gobierno dinámico que se adecúe a través del tiempo de acuerdo al tamaño de la familia y a la complejidad de los negocios, en el cual por lo menos exista un consejo de familia y juntas directivas formales con miembros independientes.

? Transmitir las capacidades y recursos particulares de cada familia empresaria, como sus valores y principios, la historia, el conocimiento, las relaciones, los contactos, el liderazgo, la confianza y el respeto, las habilidades negociadoras, la cultura organizacional, etc.

? Mantener la visión a largo plazo, y

Continuar asumiendo retos con estrategias no convencionales.

Finalmente, debemos reconocer que es indispensable trabajar en equipo, familia empresarial, entes relacionados y gobernantes, para que la confianza en el futuro de las empresas de familia se haga una realidad.

En Colombia tenemos que reconocer que somos ricos en recursos humanos, somos creativos, innovadores, trabajadores, luchadores y ávidos de conocimiento y oportunidades. Son ya muchas las familias empresarias que trabajan por un sueño compartido y continúan haciendo empresa a pesar de las múltiples complicaciones y exigencias de nuestro entorno. Creo en las familias empresariales colombianas y confío en que nuestros dirigentes tendrán la visión de adecuar e innovar sobre nuestras reglamentaciones para que seamos un país competitivo y entreguemos parte de su futuro a las EF.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?