Compromiso social por el trabajo

| 12/14/2001 12:00:00 AM

Compromiso social por el trabajo

El gobierno del Compromiso Social tiene como uno de sus objetivos la promoción de la inversión privada como principal motor del crecimiento.

por Horacio Serpa

El desempleo es la principal causa del aumento de la pobreza y la miseria que hoy agobian a millones de colombianos, golpeando con mayor intensidad a los jóvenes y las mujeres; la desocupación es la mayor tragedia del país que destruye la cohesión del tejido social, incrementa la desconfianza colectiva y pone en peligro la viabilidad de nuestra sociedad. Ningún indicador económico, por bueno y positivo que sea, puede oscurecer la tragedia humana que se esconde tras las frías estadísticas del desempleo.



La solución permanente es volver a la senda de crecimiento sostenido y estable que permita a las empresas generar nuevos puestos de trabajo productivo, que cree nuevas oportunidades de negocios para que se desarrollen nuevas empresas. Por eso, el gobierno del Compromiso Social tiene como uno de sus objetivos la promoción de la inversión privada como principal motor del crecimiento. Para ello, adelantará una política que garantice la estabilidad macroeconómica y evite las grandes fluctuaciones de los principales precios macroeconómicos que se dieron durante la década pasada, una política que le permita al sector privado recuperar la confianza y construir expectativas positivas que incentiven la decisión de invertir.



Pero Colombia no puede resignarse a esperar el retorno del crecimiento económico para que, después de no sé cuántos años, el porcentaje del desempleo regrese por lo menos a sus niveles históricos. Es indispensable ejecutar programas de emergencia, adoptar medidas excepcionales que creen inmediatamente alternativas de ocupación para miles de compatriotas.



En el Foro sobre trabajo y empleo organizado por mi equipo económico a finales de noviembre en la ciudad de Cali, se presentaron los detalles del plan de choque que pondrá en marcha mi gobierno a partir del próximo 7 de agosto, y que incluye entre otros una estrategia de reinserción escolar, programas de capacitación para el trabajo, medidas de fomento y estímulo a microempresas, programas de trabajo en municipios y en las áreas rurales, impulso a la autoconstrucción y el mejoramiento de la vivienda y el programa de reforestación.



No se trata de una lista genérica de buenas intenciones que se vayan a quedar en el papel por falta de recursos para financiarlas o porque las debilidades institucionales del Estado no permitan su realización. Para garantizar su ejecución, he planteado que en el primer CONPES de mi gobierno se creará el Fondo de Inversión Social para el Trabajo como una unidad coordinadora de programas que reportará directamente al Presidente de la República.



El Fondo coordinará las acciones de las entidades públicas del orden nacional y territorial que están adelantando o vayan a empezar a ejecutar los programas contra el desempleo, y también contará con el concurso de las organizaciones no gubernamentales que colaboran con el Estado en este objetivo. Empezará a funcionar muy rápidamente, pues se trata de utilizar los millonarios recursos asignados en el presupuesto a este tipo de programas. Para el año 2003 además se hará una recomposición del gasto público de inversión para focalizarlo de manera transitoria en la creación de nuevos puestos de trabajo, de manera que juntando los recursos existentes y los que se reorienten, ese año vamos a dedicar $3 billones al plan de emergencia.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.