Opinión

  • | 2006/12/07 00:00

    Compromiso de la Familia con la EF

    "Para crear compromiso es necesario un mismo propósito"

COMPARTIR

Amedida que las familias crecen, su compromiso con sus empresas es más difícil de mantener y el sentido de pertenencia a la EF se pierde cuando las familias se dispersan geográficamente. Por eso, las EF muchas veces se acaban o son vendidas. Pero hay formas de lograr que ese compromiso con la EF permanezca en el tiempo porque para la EF bien vale la pena asegurar el capital "paciente" de la familia, y para la familia mantener el patrimonio unido.

La familia Montaña, dueña de una empresa metalmecánica, ha trabajado para mantener el compromiso de la familia puesto que ya está en cuarta generación, aunque vive las dificultades de asegurar la pertenencia. La empresa ha crecido proporcionando a sus accionistas una buena rentabilidad patrimonial. Por su parte, la familia ya tiene 43 miembros, varios de ellos viven en otros países y algunos ni siquiera hablan español.

Emigdio, presidente y nieto del fundador, consciente de la necesidad de mantener el compromiso de la familia con la empresa narra lo que han hecho al respecto. "Para la fundación de la empresa el compromiso era total. Cuando mi abuelo inició la empresa con mis tíos, no había duda de que todos estaban comprometidos. Había una regla establecida por el abuelo y era que todo se resolvía por consenso. Si alguno de los tíos no estaba de acuerdo, todo se barajaba de nuevo hasta que se lograba un acuerdo. Ahora es más difícil", afirma Emigdio.

"A medida que los años han pasado esta familia se creció. Ya somos 43 miembros y, a pesar del crecimiento, hemos logrado un nivel muy alto de pertenencia. Tratamos de que los accionistas de la familia mantengan su deseo de permanecer en la empresa, porque logramos en primer lugar unas buenas rentabilidades, pero además de eso, se desarrolló una visión de conjunto que soporta al negocio y a la familia. Basamos nuestro compromiso en los valores y filosofía familiar. Los valores de esta familia han sido claramente discutidos e interiorizados, y los difundimos en la empresa. Por ejemplo: el respeto por los mayores que siempre nos ha caracterizado es un valor que hemos llevado a la empresa también".

"Por otro lado, trabajamos en la visión de la familia e hicimos entre todos como una especie de retrato de lo que seremos en 20 años. Incluso, para que la visión fuera más clara, escribimos un artículo ficticio para una revista en la cual se cuenta nuestra historia de hoy en 20 años. Para eso, por supuesto que la familia discutió abiertamente sus necesidades y expectativas. Esto fue un ejercicio en el que todos compartimos el sueño del futuro. Vivimos el sueño personal de cada cual, pero también nos vimos todos comprometidos con la empresa. Hubo una hermosa expresión de las metas personales de cada quien".

Para lograr lo anterior, la administración de la empresa presentó una planeación estratégica, y nos mostró que era lo que podíamos esperar hacia el futuro. Miramos las posibles rentabilidades y potencial de crecimiento. Además, nos explicaron la responsabilidad que teníamos como accionistas. Después de ese día de trabajo, todos resolvimos que queríamos seguir siendo accionistas y aceptamos nuestra responsabilidad con la comunidad, con la empresa y con el país".

"Como algunos de nosotros no entendíamos muy bien cuál era esa responsabilidad con la cual nos estábamos embarcando, se explicó lo que significaba la responsabilidad de ser accionista de una empresa. Finalmente, redactamos un "Compromiso Familiar" que ha sido definitivo sobre todo cuando hay discusiones. Ese documento se revisa permanentemente y contiene nuestra filosofía, principios y valores. Entonces, esos ejercicios han servido para que esta familia entienda que ser accionista de esta empresa es bueno para ellos, y que la meta es trascender a las siguientes generaciones. Para crear compromiso es necesario un mismo propósito".

Señor empresario familiar: ¿Está consciente de la necesidad del compromiso familiar para lograr el propósito único? ¿Quiere su familia permanecer como dueña del negocio con todos los beneficios y sacrificios que ello implica? ¿Conoce su familia los derechos y responsabilidades que tiene como accionista?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?