Opinión

  • | 2010/10/19 07:00

    Competitividad de Colombia

    De acuerdo con el Índice Global de Competitividad del World Economic Forum somos un país de competitividad mediocre.

COMPARTIR

El mes pasado se publicó la última versión del reporte de competitividad del World Economic Forum (WEF). Los rankings de competitividad del WEF son los más comentados y utilizados en el mundo de los negocios para comparar el desempeño relativo de los países. El Índice de Competitividad Global (ICG) está compuesto de 12 dimensiones, o pilares: 1- Instituciones; 2- Infraestructura; 3-Ambiente Macroeconómico; 4- Salud y Educación Primaria; 5- Educación Secundaria y Capacitación; 6- Eficiencia de los Mercados de Bienes; 7- Eficiencia del Mercado Laboral; 8- Desarrollo del Sector Financiero; 9- Capacidad Tecnológica; 10- Tamaño del Mercado; 11- Sofisticación de las Empresas; y 12- Innovación.

Desafortunadamente, de acuerdo a este estudio, somos un país mediocre en términos de competitividad. En el ranking del ICG, Colombia es el país número 68 de 139 países analizados, o sea, estamos justo en el medio. Cuando nos comparamos con los países grandes de América Latina la conclusión es la misma. Tres países nos superan (Chile, Brasil y México), y tres están atrás (Perú, Argentina y Venezuela).

Razones para el rezago

Para identificar en qué dimensiones nos destacamos, podemos dividir el ranking en tres grupos: el mejor tercio, el tercio promedio y el peor tercio. De acuerdo con este criterio, solo nos destacamos en el pilar de Tamaño de Mercado, ya que en este pilar estamos en la posición 32 en el ranking. Esto no sorprende, ya que nuestra economía es la número 29 del mundo en términos de Producto Interno Bruto. Mientras tanto, estamos rezagados en dos pilares: Eficiencia de los Mercados de Bienes e Instituciones. En estas dos dimensiones estamos en el último tercio, en la posición 103 del ranking

En el pilar de Instituciones estamos particularmente rezagados en seis variables: Costo del Terrorismo (139); Crimen Organizado (137); Costo del Crimen y la Violencia (134); Peso de la Regulación (124); Favoritismos en las Decisiones del Gobierno (118); y Malversación de Fondos Públicos (106).

Al analizar las variables causantes del rezago en el pilar de Eficiencia de los Mercados de Bienes, encontramos que estamos particularmente mal en cinco variables: Prevalencias de Posiciones de Dominio de Mercado (131); Barreras al Comercio Exterior (121); Peso y Efecto de los Impuestos (115) y Costo de las Políticas de Protección Agrícola (102).

Por cierto, Chile es el único país de América Latina que se encuentra dentro del mejor tercio en el ranking, en la posición número 30. Curiosamente, Chile es particularmente fuerte en los dos pilares en que Colombia es débil. Mientras Colombia está en la posición 103 en los pilares de Instituciones y Eficiencia de Mercados de Bienes, Chile está en la posición 28 en estas dos dimensiones. Por lo tanto, Chile es un buen punto de referencia para buscar soluciones a nuestros problemas.

Cambios necesarios

No tengo duda de que vamos a mejorar significativamente en términos de las variables relacionadas al terrorismo y al crimen, en la medida en que la Política de Seguridad Democrática se siga consolidando.

Sin embargo, es preocupante lo mal que estamos en las variables relacionadas con la regulación, las barreras al comercio, la estructura fiscal y a la corrupción en el Gobierno. En la misma encuesta del WEF, los dos factores considerados por los encuestados como los mayores obstáculos para hacer negocios en Colombia son la corrupción y la ineficiencia de la burocracia gubernamental.

Por lo tanto, si queremos acelerar la tasa de crecimiento de la economía colombiana, es necesario atacar de frente los problemas identificados por el WEF. Esto requiere de cambios profundos en la forma en que funciona el Gobierno en los diferentes poderes, así como en las dimensiones nacional, departamental y municipal. Requiere encontrar formas de gobernar para defender el interés común, evitando la "captura" por parte de grupos de presión e intereses particulares.

El concepto de Buen Gobierno, tan pregonado por el presidente Santos por más de una década, busca exactamente esto. Su implantación es la clave para avanzar en la competitividad del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?