Luis Fernando Andrade

| 2/8/2002 12:00:00 AM

Cómo mejorar el valor de las acciones

Para mejorar la valoración de las empresas, no va a ser suficiente esperar a que mejore la situación económica del país.

por Luis Fernando Andrade

El desempeño del valor de las acciones cotizadas en bolsa en Colombia ha sido muy poco satisfactorio desde mediados de la década pasada. Hoy, muchas empresas se cotizan a múltiplos muy bajos en relación con sus utilidades y/o valor patrimonial. Esto se debe principalmente a los bajos niveles de retorno sobre el patrimonio de las empresas, sus bajos niveles de crecimiento en términos reales y al bajo desarrollo de los mercados de capital.



Bajos niveles de retorno y crecimiento



Los bajos retornos y el bajo crecimiento son consecuencia principalmente del mal desempeño económico del país, y la falta de previsión y capacidad de ajuste de las empresas.



Las dificultades en el frente económico desde 1996 se conocen bien. Sin embargo, poco se ha hablado de la falta de previsión y capacidad de ajuste de las empresas. La desaceleración económica, acompañada de la devaluación del peso, tomó a muchas empresas por sorpresa en la segunda mitad de los 90. Primero, muchas estaban excesivamente endeudadas y gran parte de ese endeudamiento se encontraba denominado en dólares. Segundo, pocas tenían estrategias alternativas (como exportaciones) que les permitieran compensar la caída en la demanda interna. Tercero, muchas se demoraron en adecuar sus estructuras a los nuevos niveles de demanda.



Por tanto, la destrucción de valor en el sector privado ha sido gigantesca, como lo ha reportado anualmente la revista Dinero. La situación llegó al punto de que el consolidado de utilidades de las principales empresas del sector privado fue negativo en los años 1999 y 2000.



No necesariamente tendría que haber ocurrido así. Si los empresarios hubieran considerado en sus planes escenarios adversos, si hubieran sido más prudentes en sus políticas de endeudamiento y si hubieran desarrollado estrategias de contingencia para compensar caídas en la demanda interna, es posible que hubieran podido crear valor. Muchas empresas logran ser suficientemente rentables en mercados con un crecimiento de la demanda bajo o negativo. Siempre se pueden desarrollar nuevos mercados o productos, tanto en el mercado nacional como en el exterior. La realidad es que muchas empresas se habían acostumbrado a crecer simplemente con base en el crecimiento de la economía, el cual había sido muy satisfactorio.



Bajo desarrollo de los mercados de capital



El tercer factor que está afectando el valor de las empresas es el bajo desarrollo de los mercados de capital. La disponibilidad de capital y la liquidez de los mercados son bajas en Colombia. Esto se debe en gran parte a la poca participación de las empresas administradoras de activos en el mercado accionario. A pesar del gran crecimiento que han tenido las administradoras de fondos de pensiones y las fiduciarias, poco de estos recursos ha sido invertido en acciones. En estos momentos, los activos administrados por los fondos y las fiduciarias ya exceden los US$10.000 millones. Hace 10 años no llegaban a US$500 millones.



¿Qué se puede hacer?



Hacia delante, para mejorar la valoración de las empresas no va a ser suficiente esperar a que mejore la situación económica del país. También será necesario actuar sobre los tres temas mencionados anteriormente:



1. Mayor capacidad para generar rendimientos patrimoniales altos, independientemente de los niveles de crecimiento económico.



2. Mayor capacidad de identificar y aprovechar oportunidades de crecimiento, tanto en Colombia como en el exterior.



3. Fomentar el desarrollo del mercado de capitales, aprovechando el gran crecimiento de los fondos de pensiones y las fiduciarias.



Para generar resultados altos de forma consistente, es necesario realizar cambios muy profundos en la mayoría de nuestras empresas. Estos incluyen el desarrollo de sistemas de evaluación e incentivos mucho más agresivos para los empleados, que alineen sus intereses con los de los accionistas. También se requieren procesos de toma de decisiones más ágiles, que permitan a la empresa ajustarse más rápidamente a cambios en el entorno.



Para generar crecimiento, se necesita ser mucho más sistemático en el mantenimiento de un portafolio de iniciativas para desarrollar nuevos negocios o mercados en el mediano plazo, así como para mantener abiertas opciones en el largo plazo. Sin duda, para generar un buen portafolio va a ser necesario aprovechar oportunidades de crecimiento en el exterior. De esta forma, es posible compensar el bajo crecimiento del negocio principal, muchas veces atado al crecimiento general de la economía. Las empresas más generosamente valoradas en las bolsas internacionales son aquellas que logran no solo mantener altos niveles de rentabilidad, sino también mantener altos ritmos de crecimiento.



Finalmente, es importante trabajar en el desarrollo de los mercados de capital. Para lograr esto es necesario que se cumplan, entre otras, las siguientes condiciones:



1. Estabilidad en la inflación y las tasas de interés.



2. Reglamentación que facilite la participación de los fondos de pensión en el mercado.



3. Reducción en los volúmenes de emisión de deuda del gobierno, para reducir el efecto de "crowding out".



4. Mayor transparencia y mejor gobernabilidad en las empresas.



5. Mayores rentabilidades y perspectivas de crecimiento en las empresas.



Curiosamente, este último factor poco se menciona cuando se habla del desarrollo de los mercados. Pienso que es el más importante. Es difícil vender acciones, inclusive en mercados altamente desarrollados, si la empresa no promete buenos niveles de creación de valor. Es mejor comprar un bono con rendimientos seguros que una empresa con pocas perspectivas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.