Luis Fernando Andrade

| 7/25/2003 12:00:00 AM

Comando y control

En vez de tener una organización jerárquica con un presidente todopoderoso, se debe migrar a una organización dirigida por una red de equipos de liderazgo.

por Luis Fernando Andrade

Casi todas las organizaciones de negocios se basan en el esquema de "Comando y Control". Son organizaciones jerárquicas, con responsabilidades definidas y con sistemas de planificación y control eficientes para asegurarse de que las órdenes y políticas definidas por los superiores sean cumplidas. Este tipo de organización tiene su origen en los modelos de organización militar de las grandes potencias del pasado, y ha probado ser exitoso tanto en el ámbito militar como en las empresas de negocios. Las empresas responsables por los grandes avances en los últimos 200 años se han organizado así.



Problemas

Entonces, ¿por qué está tan cuestionado este esquema? Creo que se debe a razones muy sencillas: A los seres humanos no nos gusta que nos den órdenes y nos controlen. Además, las estructuras jerárquicas inhiben a los subordinados de expresar ideas contrarias a las de sus jefes. Esto genera un problema adicional de motivación: A las personas nos gusta poder expresar nuestras ideas libremente. En las dos últimas décadas, se han venido haciendo avances en muchas empresas que han tratado de implantar los conceptos de "trabajo en equipo" y "empoderamiento", buscando darles mayor autonomía a las personas y a los equipos para así despertar la creatividad, lograr mayor motivación, y atraer y retener el mejor talento.

Esto no es fácil de lograr. Comenzando por el hecho de que los principales ejecutivos en las empresas típicamente tienen dificultades en trabajar como equipo. Estos altos ejecutivos han llegado a donde están porque saben operar muy bien en ambientes jerárquicos de "Comando y Control". Saben cómo:

1. Definir responsabilidades entre sus subalternos.

2. Fijar metas claras y premiar o castigar en función de su cumplimiento.

3. Crear foros eficientes de coordinación entre ellos.

4. Utilizar su buen criterio para tomar decisiones rápidas y dar instrucciones a sus subalternos. Por tanto, con frecuencia los esfuerzos para crear ambientes de trabajo en equipo y empoderar a los empleados acaban siendo un "saludo a la bandera".



Una alternativa: la red de líderes

Esto no quiere decir que las empresas deben resignarse a mantener su modelo anterior. Los beneficios del empoderamiento y el trabajo en equipo pueden ser muy grandes. En la era actual es crítico desarrollar esquemas organizacionales que atraigan el talento humano requerido y lo motiven a realizar su potencial.

Inclusive, pienso que las empresas deberían tener una aspiración aún más ambiciosa: implantar un esquema organizacional de "Red de Líderes". Marvin describe Bower este modelo en su más reciente libro The Will to Lead. La idea central es muy sencilla. En vez de tener una organización jerárquica con un presidente todopoderoso, se debe migrar a una organización dirigida por una red de equipos de liderazgo.

En una empresa de "comando y control", el énfasis está en qué posiciones deben ser creadas y quién reporta a quién. Una empresa de "red de líderes" se enfoca en definir qué equipos de liderazgo se necesitan para administrar la empresa efectivamente. En este esquema, los líderes no "reportan" a otros líderes. Sin embargo, sus actividades sí requieren coordinación. El presidente de la empresa debe comenzar por dar ejemplo. En vez de dar órdenes, debe liderar su empresa y trabajar en equipo. De acuerdo con Bower, una empresa de este tipo debería tener un equipo de dos o tres ejecutivos, incluyendo al presidente, para coliderar la empresa. Como ejemplo, cita a Goldman Sachs. Allí ha habido tres generaciones de copresidentes que han conducido la empresa con gran éxito.

Hoy probablemente no hay una empresa que esté realmente organizada bajo el esquema de "red de líderes". Sin embargo, algunas -como Goldman Sachs- aplican muchos de estos conceptos. Hacia el futuro, deberíamos buscar que un mayor número de nuestras empresas migren hacia este esquema. Así podríamos aumentar nuestra competitividad desarrollando el potencial de nuestra gente.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.