Opinión

  • | 2009/03/06 00:00

    Colegios en concesión

    El modelo permite que instituciones exitosas participen con el Estado en proyectos educativos que rompan los esquemas tradicionales de los colegios públicos.

COMPARTIR

La concesión es una forma de contratación, más no un modelo pedagógico, de tal manera que los colegios entregados en concesión a particulares por el Estado no son necesariamente buenos o malos. Dicha modalidad de contratación permite que instituciones exitosas en el campo educativo puedan participar, conjuntamente con el Estado, en proyectos educativos que rompan los esquemas tradicionales de los colegios públicos.

El modelo busca además que se desarrollen proyectos innovadores que posteriormente puedan transferirse a otras instituciones; razón por la cual, a través de estas experiencias deben buscarse mejoras en calidad con programas económicamente viables para que puedan ser trasladados al sistema educativo tradicional.

Vale la pena comentar la experiencia de los colegios de concesión en Bogotá, iniciativa surgida durante la administración de Enrique Peñalosa, abanderada por su secretaria de educación, la actual ministra Cecilia María Vélez. El proyecto se inició en el año 2000 y actualmente existen nueve concesionarios, con 25 colegios que matriculan aproximadamente el 3% del total de la matrícula pública de Bogotá.

Dentro de estos concesionarios figura la Asociación Alianza Educativa, conformada por tres colegios: Colegio Nueva Granada, Colegio San Carlos y Colegio Los Nogales; y la Universidad de los Andes, como sus gestores. La Alianza Educativa funciona con una administración central que tiene a su cargo el manejo de cinco colegios en concesión en el sur y occidente de la ciudad.

Las instituciones educativas antes mencionadas participan activamente en todos los aspectos de la vida de la Alianza Educativa. Es así como, miembros de las instituciones gestoras participan en la Junta Directiva y otros comités directivos; profesores de las instituciones gestoras contribuyen en la capacitación de los profesores de la Alianza Educativa y en compartir prácticas pedagógicas exitosas; y estudiantes de las instituciones gestoras comparten su tiempo y sus conocimientos con los estudiantes de los cinco colegios en concesión. Los resultados en términos de integración de estas instituciones tan diversas son visibles y el impacto que se genera para ambos lados es muy positivo.

Aunque cada concesionario tiene su propio modelo pedagógico y administrativo, actualmente se presentan coincidencias entre ellos. Si bien no es posible evaluar resultados definitivos, dado el poco tiempo que llevan en marcha, en el caso de la Asociación Alianza Educativa los aspectos más innovadores de su trabajo se pueden resumir en los tres siguientes:?

El trabajo con la comunidad: en especial con padres de familia, dado que la participación apropiada de los padres redunda necesariamente en mejores resultados escolares y, hacia futuro, en mejores comunidades. Para este propósito los colegios cuentan con programas de educación continuada, capacitación en artes y oficios y escuela de padres.

? Formación integral: no se trata solamente de pasar el examen de estado, hay otras dimensiones que la escuela debe estimular y propender por su desarrollo en los jóvenes.

Los resultados académicos, que son los más fáciles de medir, vienen mostrando mejoras significativas. Los colegios de la Alianza Educativa se encuentran, en promedio, por encima de los colegios públicos en los resultados del Icfes y por encima de los resultados del país en esta misma prueba. Además se ha logrado que muchos estudiantes -que jamás hubiesen pensado en hacer estudios universitarios-, hayan optado por este camino.

En los demás aspectos, algunos se perciben con solo visitar un colegio o hablar con los profesores y alumnos, mientras otros poco a poco comienzan a permear las comunidades con que se trabaja. Es notoria, por ejemplo, la mejoría en los indicadores de salud, en los que se destacan especialmente los índices de desnutrición, que han pasado de niveles notorios en el año 2000 a niveles casi nulos en los últimos años. También es interesante ver cómo el nivel de violencia escolar ha bajado y cómo el número de embarazos en adolescentes ha descendido significativamente.

? El fortalecimiento de un cuerpo académico de excelencia, estructurado bajo las líneas pedagógicas de la institución para lograr una mejora continua de la coherencia y eficacia de su trabajo.

Este último punto resulta esencial en el logro de la calidad educativa que persiguen los colegios en concesión porque, sin buenos profesores es imposible lograr buenos resultados. De manera que el esfuerzo realizado por elevar el nivel del profesorado ha sido grande, con un impacto muy positivo en los resultados académicos y de formación de los estudiantes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?