Opinión

  • | 2006/02/16 00:00

    Cifras claras

    Santiago Montenegro, director de Planeación Nacional, responde los cuestionamientos que hizo Juan Manuel López Caballero a las cifras de la Misión de Pobreza.

COMPARTIR

En días pasados, Planeación Nacional reveló las estimaciones sobre pobreza calculadas por la Misión de Pobreza. Con complacencia, registramos tanto la reducción en 2,3 millones de pobres (de 57% en 2002 a 49,2% en 2005), como el debate público que se ha generado.

Paralelo al sano debate que ha suscitado el informe de la Misión, se han publicado en los medios columnas con intenciones poco constructivas que, plagadas de imprecisiones y juicios subjetivos, buscan crear un manto de duda sobre la veracidad de las cifras, la seriedad de la metodología usada y, de paso, sobre las instituciones y personas responsables de producir esta información. La columna de Juan Manuel López "Qué pasa con los pobres", publicada el pasado 3 de febrero, es un buen ejemplo de la pobreza en los argumentos usados para atacar las cifras. El primer párrafo de la columna es una colección de yerros, imprecisiones y juicios de valor que ameritarían una fe de erratas de la misma longitud. Algunos ejemplos:

Afirmación: La Encuesta de Hogares del Dane señala una disminución en el consumo de alimentos por parte de los pobres. FALSO. La Encuesta Continua de Hogares no registra información sobre ningún tipo de consumo, por lo que es imposible que de ella se pueda conocer la evolución del consumo de alimentos.

Afirmación: Colombia tuvo uno de los crecimientos más bajos del continente, el peor desempeño de su historia en comparación con sus vecinos, y la distribución del ingreso se sigue deteriorando. FALSO. El crecimiento de Colombia en 2005 es el más alto en la última década y se encuentra por encima del promedio de la región. Los países grandes de la región crecieron en promedio 3,8% en 2005, comparado con el 5,1% observado en Colombia.

La distribución del ingreso también mejoró en los últimos años, contrario a lo que afirma el señor López. El 50% más pobre de población recibe hoy 14,2% del ingreso, frente a menos de 13% que recibía en 2002. De acuerdo con datos de la Cepal y el PNUD, analizando los objetivos del Milenio, Colombia se cuenta entre los ocho países -de una lista de quince-, que han mejorado la distribución del ingreso en la última década.

El señor López argumenta que la pobreza ha crecido, dado que él se ha encontrado con un mayor número de mendigos en las calles. Le recordamos que el método de observación simple no es válido para determinar el número de pobres, ya que sus resultados dependen de las calles seleccionadas, las horas de las visitas, y que pese a ser un fenómeno tan palpable en nuestra sociedad, no es posible, a simple vista, hacer un conteo confiable.

En cambio, la metodología usada por la Misión de Pobreza sí es confiable, y no tiene nada de hechiza. Con base en la Encuesta de Ingresos y Gastos más reciente (1994) se calcula el costo de la canasta básica de alimentación para definir la línea de indigencia. Se agrega el valor de otros bienes fundamentales, como vestuario, educación y vivienda para fijar la línea de pobreza. Los valores de estas líneas se actualizan utilizando los índices de precios apropiados (alimentos, para la indigencia y el IPC de ingresos bajos, para pobreza). Después, utilizando las encuestas de hogares del Dane, se ajustan los ingresos de cada persona, imputándoles un valor por tenencia de vivienda a los propietarios y corrigiendo la subdeclaración. Estos ingresos permiten contabilizar el número de personas que están por debajo de las líneas de indigencia y pobreza.

Esta metodología es consistente con las mejores prácticas internacionales y fue evaluada por un comité de alto nivel en el que participaron representantes de organismos internacionales, académicos y expertos nacionales. Además, contó con la asesoría de Nanak Kakwani, el más reconocido experto en la metodología de cálculo de pobreza del mundo. Con el fin de dar mayor transparencia, el DNP organizó junto con el Banco de la República foros abiertos de discusión y los detalles metodológicos están disponibles en www.dnp.gov.co.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?