Cambiar los incentivos

| 6/23/2000 12:00:00 AM

Cambiar los incentivos

El sistema de reconocimiento de la calidad de los profesores universitarios no está dando los resultados esperados.

por Hugo López

Desde 1992 el Decreto 1444 ha sido el eje de la carrera docente en las universidades públicas del país. Pretendía mejorar la calidad académica, la productividad de los profesores, su formación en posgrado... ¿Logró lo que buscaba? Al respecto un estudio, auspiciado por Colciencias y el ICFES, realizado el año pasado por el profesor Darío Vélez de la Corporación CIDE, puso de manifiesto sus fallas estructurales y los abusos en su aplicación.

Fallas estructurales: Un artículo, de efectos pasajeros sobre la comunidad científica, genera impactos salariales permanentes, lo mismo que el desempeño transitorio de una decanatura o una jefatura de departamento. No existen límites en los puntos salariales por productividad que puede acumular un docente.



Abusos en su aplicación: Muchas instituciones han asignado, indiscriminadamente, los máximos puntajes previstos por productividad, convirtiendo el decreto en un simple mecanismo de promoción salarial. Han aceptado numerosas publicaciones, revistas e impresos de muy bajo rigor científico, técnico o académico. Han proliferado posgrados de baja calidad, pues generan recursos a las instituciones y puntos a los docentes.



Como la productividad académica marginal anual por docente es de unos 5 puntos (cada uno vale $5.500) y existen unos 10.800 docentes, que devengan 18 salarios anuales (incluyendo primas, cesantías, vacaciones), el sistema acumula cargas salariales (la del primer año durante diez, la del segundo durante nueve, etc.) cuyo costo medio anual, con un horizonte de 10 años, es cercano a los $30.000 millones. Por ello, y porque la falta de criterios académicos desvía la mayor parte de estos recursos hacia actividades de muy baja calidad, se comprende la urgencia de reformar el decreto. La reforma debiera estar basada en la siguiente filosofía: reconocer, periódicamente, incrementos salariales sustanciales como premio a la productividad docente evaluada con base en las actividades académicas más relevantes y con parámetros de Colciencias; reconocer por obras individuales no puntos salariales, sino bonificaciones por una sola vez.



Hay que reemplazar el actual ascenso por "experiencia calificada" (antigüedad) por una evaluación periódica de méritos, por categoría y en cada universidad, para los docentes que, aspiren a incrementos salariales por productividad académica. Se fijaría un porcentaje máximo de docentes que pueden ascender en cada concurso. En las dos últimas categorías del escalafón (asociados y titulares) los requisitos para participar y ganar los concursos deben ser fijados por Colciencias y los trabajos deben ser sustentados ante pares externos de listas conformadas por esa entidad.



Hay que cambiar el actual sistema de reconocimiento salarial por obra individual, por un sistema de bonificaciones. Un artículo en una revista internacional debe darle al docente, por una sola vez, una bonificación determinada.



Paralelamente, hay que poner topes y criterios académicos para los reconocimientos por bonificaciones; solo se deben admitir revistas indexadas internacionalmente y las nacionales indexadas por Colciencias. Además, hay que precisar las calidades y condiciones que deben tener los libros de investigación, de texto, las obras artísticas, los impresos...



*Cide@epm.net.co
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.