Banca móvil

| 9/1/2000 12:00:00 AM

Banca móvil

El acceso a las redes bancarias por medio de los celulares es una nueva oportunidad de negocio en la e-conomía.

por McKinsey & Company

Anteriormente los servicios financieros en la red se encontraban disponibles únicamente para usuarios de computadoras personales. Este ya no es el caso. Gracias a un dispositivo muy familiar para todos, el teléfono celular, el mercado de entrega electrónica de servicios financieros personales se expandirá significativamente. La transmisión de datos por telefonía móvil está extendiendo internet a las personas que se encuentran en movimiento. Las entidades financieras que estén deseosas de competir en la red necesitan entender cómo podría evolucionar esta nueva ruta.



Banca móvil



Los consumidores aprecian la flexibilidad que un dispositivo móvil ofrece. Por ejemplo, tener acceso a su dinero todo el tiempo, en cualquier lugar y hasta comprar artículos en el acto. No es entonces una sorpresa que entidades financieras estén esforzándose en desarrollar servicios de banca móvil SMS1, que permiten la transmisión y recepción de mensajes cortos de texto, y el más reciente WAP2 que provee acceso a la red, claro está, de una forma menos elaborada que las computadoras personales. La mayoría de estos servicios son básicos, como el acceso a información bancaria y transferencias entre cuentas. Pero ya existen servicios más complejos, como la compraventa de acciones por medio de un teléfono celular o una agenda digital tipo Palm.



Primeros pasos



Los pioneros del negocio de la banca móvil sin duda adquirirán nuevos clientes. Por ejemplo, Barclay Card - BT CellNet, una alianza británica que ofrece acceso a información de cuentas por medio de un teléfono hecho a la medida adquirió 500.000 nuevos clientes desde su lanzamiento en 1997. Pero hay otros mercados en los cuales ser el primero aplica para todos los jugadores, como el de Hong Kong donde la mayoría de los grandes bancos ofrecen información básica y servicio de transacciones como parte de los paquetes comunes. Esto indica que la banca móvil, al igual que la telefónica, se ha convertido en el derecho de admisión al mercado.



Para retener clientes, por no mencionar adquirir nuevos clientes, los bancos tendrán que seguir el paso de las amplias capacidades de la tecnología celular. El alcance y la complejidad de los servicios de banca móvil de seguro aumentará rápidamente al empujar la capacidad de WAP y la flexibilidad de SMS para soportar transacciones seguras.



El futuro de los servicios por medio de la telefonía móvil también dependerá de las tasas de penetración de computadoras personales y teléfonos celulares. En países donde el uso de computadoras personales se encuentre bien establecido, los bancos ofrecerán servicios complementarios vía telefonía celular. En países donde más personas tienen celulares sobre computadoras personales la banca móvil pura independiente de la computadora personal puede resultar muy atractiva.



Movilidad avanzada



Los bancos deben capturar las grandes oportunidades rápidamente. Esto con el fin de evitar la tendencia que se presentó con la introducción del cajero electrónico. Este se convirtió en un servicio que los bancos debieron proveer para mantenerse competitivos, pero el valor fue capturado por los clientes y los proveedores de tecnología. Para evitar esto, los bancos deben ofrecer productos con alto valor agregado y completamente nuevos, así como reconfigurar totalmente el tipo de asistencia que reciben los clientes.



Bancos innovadores y otras entidades ya están llevando a cabo una serie de ideas de comercio móvil. Merita NordBanken de Suecia adaptó su ya establecido sistema de pagos por internet para WAP, lo que le permitió desarrollar ventajas competitivas en comercio móvil al tener el control de la infraestructura de pagos y entender los temas clave de los instrumentos financieros, ofreciendo servicios que incluso cubren la compraventa de acciones por medio de telefonía celular. Pepsi y Sonera lanzaron un producto que convierte el teléfono celular en un POS (punto de venta); el servicio permite al usuario comprar una gaseosa de una máquina marcando un número en el celular. El cliente en realidad está pagando la tarifa del refresco y la de una llamada.



Pero a menos que los bancos se acomoden a esta nueva tecnología, corren el riesgo de quedar relegados por parte de operadores de redes como France Telecom y Sonera, proveedores de teléfonos celulares como Nokia, o incluso entidades especializadas en intermediación de pagos como Veri Sign, que ya están ofreciendo la posibilidad de utilizar un teléfono celular tradicional como un POS avanzado, en el que se inserta una tarjeta débito o crédito en el teléfono celular para realizar compras por internet.



¿Vale la pena?




El soporte para este tipo de servicios permitirá a los bancos una nueva manera no solo de recibir ingresos, sino también de reducir sus costos al disminuir la cantidad de documentos y efectivo que manejan. La llegada de esta tecnología a Colombia no está tan lejos. Desde ya, los principales operadores de telefonía móvil están ofreciendo la posibilidad de enviar y recibir mensajes cortos de texto utilizando la tecnología SMS. El próximo ofrecimiento de licencias para operar Sistemas Personales de Comunicación (PCS) también presentará un potencial de crecimiento para las tecnologías SMS y WAP y, por consiguiente, la posibilidad de ofrecer servicios financieros personales por medio de telefonía móvil.



En países como Colombia donde la penetración de teléfonos celulares puede superar la de computadoras personales, la oportunidad es aún mayor al presentarse la posibilidad de ofrecer servicios completamente nuevos únicamente diseñados para banca móvil.



Con la colaboración de Andrés Rico.

1. Short Message Service

2. Wireless Application Protocol

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.