Opinión

  • | 2009/10/30 00:00

    ¿Ante la duda abstente?

    Dilemas frente a una frágil recuperación.

COMPARTIR

Lo peor de la crisis mundial quedó atrás. Los mercados financieros se han estabilizado. La percepción de riesgo y los costos de endeudamiento han retornado a los niveles de septiembre de 2008, antes de que la quiebra de Lehman Brothers los disparara a la estratósfera. El "freno crediticio" que se vivió en el mundo industrializado comienza a ceder y los flujos de capitales han regresado con fuerza a los mercados emergentes. Los bonos y las acciones en los países ricos han recuperado cerca de un tercio del valor que perdieron durante la crisis y los de los países emergentes han alcanzado nuevos picos.

El comercio internacional y la producción industrial se han recuperado. Después de la drástica contracción entre septiembre de 2008 y marzo de 2009, la producción manufacturera está creciendo en los países industrializados y con mucho vigor en Asia. La mayoría de las economías industrializadas han tocado fondo y comienzan a mostrar crecimientos modestos del PIB y Asia está creciendo de nuevo a más del 6% anual. Gracias a la demanda asiática, los precios de los productos básicos han estado aumentando. América Latina también parece haber tocado fondo, con algunos países (Brasil, Chile, Argentina) ya en franca recuperación.

En todas partes surgen nuevos dilemas para la política económica, aun cuando estos son bien diferentes en el primer mundo, en Asia y en nuestra región. En los países industrializados y del Asia se discute cuándo se deben comenzar a retirar los paquetes de estímulo. Algunas autoridades y observadores del primer mundo están preocupados por el efecto futuro del alto nivel que han alcanzado los déficit fiscales, la deuda pública y la expansión monetaria, como consecuencia de los planes de rescate del sistema financiero y los programas anticíclicos. Piensan que podrían comprometer la estabilidad macroeconómica y de precios en el futuro y que, por tanto, se debería proceder ya a retirar los estímulos y apretar la política monetaria. Otros, sin embargo, consideran que la recuperación es frágil y que un retiro prematuro de los paquetes de estímulo y de la política monetaria expansiva la pondría en entredicho. "Ante la duda abstente". Entre éstos últimos se encuentra, curiosamente, el Fondo Monetario Internacional, que considera que la recuperación mundial es aún frágil y está pidiendo a estos países que no se precipiten a retirar los estímulos. Lo más probable es que algunos estímulos temporales no se renueven, pero que las tasas de interés se mantengan bajas por el resto de este año e incluso durante el primer semestre de 2010.

El dilema en América Latina es muy distinto. Algunos gobiernos están preocupados porque la reciente apreciación del tipo de cambio, como consecuencia del vigor de los flujos de capitales y la recuperación parcial de los precios de los productos de exportación, comprometa la aún frágil recuperación y genere otro boom de precios de activos. Algunos, como Brasil, han comenzado a intervenir de nuevo en los mercados cambiarios, acumulando reservas internacionales y aplicando otra vez un impuesto a las entradas de capital, incluso a tasas más altas (2% versus 1,5%) y cubriendo más rubros (compras de bonos y acciones) que en el pasado. Hay grandes diferencias de opinión entre los expertos sobre la efectividad y conveniencia de estas medidas. Unos piensan que no tendrán mayor efecto sobre la tasa de cambio y que generan distorsiones inconvenientes. Otros, que alargan plazos, reducen volatilidad y, al menos en el corto plazo, limitan la apreciación y el boom de precios de los valores bursátiles. Habida cuenta de que los signos de recuperación en Colombia son más débiles que en otras partes y que las expectativas de inflación siguen por el suelo, si yo estuviera en la Junta del Banco de la República, escucharía mas a estos últimos. Pondría en práctica una combinación de una agresiva política de compras de divisas con unos sobrecostos precautelativos a las entradas de capital de corto plazo. Lo más probable es que tengan algún efecto. El catecismo Astete ("ante la duda abstente") no es una buena guía para esta situación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?