Opinión

  • | 2010/06/25 12:00

    Alianzas tripartitas

    La inversión social privada se está convirtiendo en un elemento clave para resolver los problemas sociales del país.

COMPARTIR

El Estado está dedicando enormes recursos con el fin de mejorar las condiciones sociales del país, como lo demuestra la tabla que acompaña este artículo. Sin embargo, la acción del Estado por sí sola no es suficiente. Afortunadamente, la inversión social privada también ha venido creciendo de forma importante en el país, tanto a nivel de individuos como de empresas. Las compañías están contribuyendo de manera creciente con donaciones o invirtiendo en negocios inclusivos. Los individuos lo están haciendo con donaciones o participando como voluntarios en actividades que tienen como fin ayudar a terceros.

Esto genera posibilidades de alianzas tripartitas muy interesantes entre el sector público, el sector privado y el sector social (entidades sin ánimo de lucro). El Estado puede movilizar recursos, pero necesita del apoyo del sector privado y del sector social para maximizar la efectividad de los mismos. Esta es la tendencia que se está imponiendo alrededor del mundo

El sector privado puede aportar recursos financieros y su experiencia en encontrar soluciones de mercado, así como utilizar sus cadenas de valor para darles mayor acceso a comunidades excluidas, creando negocios inclusivos. El potencial de estos negocios es enorme porque permite realizar acción social de forma rentable. Por lo tanto, la posibilidad de atraer recursos es prácticamente ilimitada, lo que no ocurre en proyectos que dependen de donaciones. El sector social puede complementar las acciones del Estado y del sector privado: 1- apalancando su conocimiento y experiencia en resolver problemas sociales; 2- aportando recursos humanos con vocación y capacidad de implantación en las comunidades; y 3- construyendo puentes de confianza entre las comunidades beneficiarias, el sector privado y el Estado.

Los siguientes ejemplos ilustran cómo, a través de alianzas tripartitas, se puede buscar la solución al problema social más urgente y complejo del país: eliminar la pobreza extrema en que se encuentra el 16% de nuestra población.

Generación de ingresos. El Estado puede apoyar a las familias con programas de capacitación. Sin embargo, es el sector privado el que puede crear oportunidades de generación de ingresos a través de empleo directo o negocios inclusivos. Por el otro lado, el sector social es el que tiene la experiencia y capacidad para organizar a los beneficiarios de negocios inclusivos en cooperativas o empresas productivas. Esta lógica de asociación es la que se ha estado utilizando con mucho éxito por organizaciones como Indupalma o Valle en Paz.

Vivienda. La obtención de vivienda también requiere de alianzas. En este caso, el Estado puede proveer subsidios para la adquisición de la vivienda. El sector privado puede participar en la construcción y comercialización de las viviendas. Sin embargo, también se requiere de la participación del sector social para la financiación, puesto que el sector bancario tradicional no tiene la capacidad de administrar el riesgo de crédito en comunidades de bajos ingresos. Las entidades microfinancieras sí lo tienen. Este es el modelo que está aplicando la Fundación Mario Santo Domingo en sus proyectos de vivienda en Barranquilla y Cartagena.

Salud. El Estado juega un papel fundamental en salud otorgando acceso a través de los planes de salud subsidiados. A su vez, el sector privado contribuye por medio del desarrollo de la infraestructura y la prestación de servicios. Finalmente, el sector social ayuda llenando vacíos en lugares remotos donde el sector privado no llega, o atendiendo necesidades que no están incluidas en los planes básicos de salud.

La Red Juntos, una estrategia del gobierno para coordinar los esfuerzos del Estado hacia las familias que se encuentran en la pobreza extrema, ha iniciado un proceso muy interesante para convocar alianzas alrededor de su población objetivo. Están en el camino correcto. Para derrotar el problema de la pobreza extrema es clave lograr la colaboración de los tres sectores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?