Opinión

  • | 2004/12/10 00:00

    Alerta roja

    Colombia es uno de los países más vulnerables a la extinción de fauna porque invierte muy poco en conservación. En el mundo hay 15.589 especies al borde de extinción.

COMPARTIR

Muy poca difusión se ha dado al reciente Congreso Mundial de Conservación de la Unión Mundial para la Conservación -UICN- realizado en Bangkok a finales de noviembre. El evento congregó a 6.000 expertos y gobiernos de todo el globo para tratar los temas ambientales, sociales, culturales y económicos que permitan conservar la integridad y diversidad de la naturaleza y asegurar que cualquier uso de los recursos naturales se haga de manera equitativa y sostenible.

Durante el evento fue presentada la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, una evaluación global de lo que está sucediendo, lo cual no deja de ser preocupante, en especial por la escasa conciencia pública y gubernamental sobre lo que la extinción de especies puede significar para el futuro de nuestros pueblos.

Y es que la evolución de las especies y su interacción han hecho de nuestro planeta un lugar único para vivir. Gracias a ellas -plantas, animales, microorganismos- y a los ecosistemas que conforman, la humanidad a lo largo de su historia ha logrado sustentar su bienestar alimentario, social, cultural y económico.

La publicación identifica 15.589 especies que están amenazadas y al borde de su extinción, entre ellas el 12% de las aves; 23% de los mamíferos y 32% de los anfibios. Si bien los reptiles no han podido ser evaluados en su totalidad, sí se ha podido establecer que el 42% de las tortugas está amenazado, en tanto que entre los peces la cifra llega a una tercera parte. En particular, los peces de agua dulce están en mayor grado de amenaza y para ello basta observar la disminución pesquera del río Magdalena que pasó de producir 80.000 toneladas en los 80 a 8.000 hoy.

Entre los vertebrados, para los cuales el grado de conocimiento es menor en ecosistemas no terrestres -aguas dulces y marinas- y en ecosistemas ricos en especies como las selvas tropicales, los anfibios son los más amenazados con 21% en estado crítico, cerca de la extinción.

A la fecha han sido documentadas 784 extinciones, un número que con seguridad no toma en cuenta las cifras reales, pues la gran mayoría de especies aún no ha sido descrita por la ciencia. Históricamente, las islas oceánicas han sido los hábitats más afectados; sin embargo, esta tendencia ya abarca las regiones continentales y en ellas son los ecosistemas tropicales montañosos, como los de Colombia, que albergan la mayor diversidad mundial, los más afectados.

Entre las principales amenazas están la destrucción del hábitat, la sobreexplotación y las especies invasoras o introducidas. Entre las especies con particular vulnerabilidad están las aves, los mamíferos y los anfibios, estos últimos sensibles, en especial, a la contaminación y al cambio climático, hipótesis que explica el declive generalizado de su población.

El número de especies amenazadas aumenta en aquellas regiones donde el crecimiento de la población y la expansión de la frontera agrícola son mayores, fenómeno que también se observa en Colombia, donde además habría que agregar como una de las mayores amenazas el impacto que causa la destrucción de los ecosistemas para la siembra de cultivos ilícitos y la fumigación que se utiliza para su erradicación.

El informe igualmente identifica aquellos países que con mayor número de especies amenazadas son los que menores recursos invierten en conservación, entre ellos, nuevamente aparece Colombia.

La pérdida de biodiversidad se ha constituido en uno de los principales retos de nuestro tiempo, al punto de haber sido definida como una de las metas fijadas por parte de los jefes de Estado durante la Cumbre del Milenio. Se espera que para 2010 se reduzca significativamente la pérdida de biodiversidad y con ella las especies amenazadas y en vías de extinción. Recordemos que la extinción es para siempre.





La Lista Roja de Especies Amenazadas www.iucn.org/themes/ssc es un gran aporte a la conciencia universal y en especial a la de los dirigentes para que cumplan las metas que se han trazado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?