Opinión

  • | 2009/10/15 00:00

    “Accountability” de la junta directiva de la empresa familiar

    Un aspecto central en el gobierno de toda empresa, pero en particular en una empresa familiar, es el accountability.

COMPARTIR

Existen varios modelos de gobierno de las empresas, dependiendo de qué tan activo es el rol de los socios y del número de accionistas con los que cuenta la compañía. Con frecuencia, las mejores prácticas de gobierno corporativo están fundamentadas en un modelo de mercado en el que se presenta un gran número de socios con un rol inactivo. No obstante, la mayoría de empresas de familia tienen características muy diferentes a las del modelo de mercado, pues estas cuentan con pocos accionistas pero con un rol activo en la empresa. Es por esto que no todas las recomendaciones sobre gobierno corporativo son aplicables a todas las empresas.

De todas formas, un aspecto central en el gobierno de toda empresa, pero en particular en una empresa familiar, es el accountability y, en esto, el accountability de la junta directiva es fundamental. Según varias investigaciones, y en particular las realizadas por el profesor Joseph Astrachan, las juntas directivas de las empresas familiares, y en general todas las juntas, pueden tener la mejor estructura, el mejor funcionamiento, los mejores miembros, pero si no tienen accountability no son eficientes. Las juntas directivas, por tanto, deben ser responsables de sus decisiones ante los accionistas, al igual que deben exigir responsabilidad a la gerencia de la compañía. Deben hacer el seguimiento a la gerencia para que cumpla con lo que dijo que haría, pero a su vez deben ser responsables también de sus decisiones, o de no haberlas tomado cuando era necesario hacerlo.

Para que la junta directiva cumpla con este mandato es recomendable que tenga, entre otras, las siguientes características1:

Los miembros de la junta, además de contar con competencias estratégicas y de tener diversidad de habilidades y experiencias, deben contar con la habilidad de mantener la compañía, a los gerentes, y a la misma junta accountable. Deben tener además la disciplina de no interferir con la operación de la empresa familiar.

En cuanto al tamaño de la junta, generalmente se considera que entre menos miembros tenga es más manejable; sin embargo, una junta de tamaño mediano puede promover un mayor grado de accountability. Algunos estudios mencionan que entre cinco y siete es el número adecuado de miembros.

Un tema muy discutido es la pertinencia de contar con miembros independientes en la junta directiva. Se considera que estos miembros pueden aportar objetividad; sin embargo, esto no es en sí mismo una garantía de accountability, pues hemos visto casos de miembros externos influenciados con compensaciones, prerrogativas o reconocimientos y por presiones de diversa índole. Más que considerar si son independientes o no, es importante que todo miembro de la Junta cuente con la posibilidad de dar su opinión sin restringirse por la opinión o reacción de otros miembros.

Las reuniones de la junta deben ser un espacio en el que exista una comunicación regular y con determinación, en el que se asegure la "responsabilidad" y en el que se resuelvan conflictos. Para llevar a cabo este propósito, en circunstancias regulares se deben realizar más de tres reuniones al año y no más de seis para no interferir con el rol de la gerencia. Pero de todas maneras, depende de cada empresa y del grado de evolución de la misma junta.

Existen diferentes niveles en los que la junta puede estar involucrada en el desempeño del negocio. Generalmente, las juntas presentan un nivel nominal de participación en el que su involucramiento en el desempeño o en la revisión de decisiones críticas, indicadores o programas de la Gerencia es limitado. Para una empresa de familia es recomendable que la junta tenga un nivel de participación activo, es decir, que apruebe, cuestione y tome decisiones finales en cuanto a la misión, la estrategia, las políticas y los objetivos.

Es indispensable evaluar el desempeño de la junta, así como el de cada uno de sus miembros, con el fin de asegurar que todos sean responsables por sus acciones y tengan la habilidad de mantenerse accountable ante los accionistas, y de hacer de los gerentes accountable ante ellos mismos

Señor empresario: ¿su empresa de familia cuenta con una junta accountable? ?

1 Joseph Astrachan, Andrew Keyt, Suzanne Lane, and Kristi McMillan, Loyola Guidelines for Family

Business Boards of Directors, Computerweekly.com Enero 15 de 2009.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?