*$#6%$# Neoliberalismo

| 5/26/2001 12:00:00 AM

*$#6%$# Neoliberalismo

Neoliberal: Calificativo soez que se le asigna a aquel que es perverso, maniqueo, oligarca, necrofílico, pederasta, flatulento, gavirista, samperista, pastranista.

por Armando Botín

Son tan evidentes las carencias sociales, políticas y aun económicas del neoliberalismo ortodoxo, que se vuelve grave para la sociedad no hacer un análisis serio de las implicaciones que en Colombia ha tenido su aplicación a medias. El debate es lo suficientemente importante para que los candidatos presidenciales lo asuman sin frases de cajón.



Cuatro textos, que por no tener insultos incluidos, no han sido sujeto de medios, sientan la base para iniciar el debate de los planteamientos de desarrollo de los candidatos para superar la década con más pobre crecimiento del país. En la acepción correcta de lo económico, lo integral, en la que prima lo social y lo político, está el real proceso de paz.



El primero es un texto de Juan José Echavarría, Neoliberalismo y reformas estructurales en el trópico, en el que demuestra contundentemente que en Colombia de ese $#%6# hubo muy poco. Todas las herramientas para medir si esto alguna vez fue una economía abierta, muestran que no, que nunca lo fue. Aquí ni siquiera hubo Consenso de Washington platanizado. Cuidado, porque de pronto comenzamos a curar lo que nunca tuvimos.

El segundo es el texto de César Gaviria en ANIF, del cual el país solo recuerda la palabra "perplejo", que sirvió para escribir miles de columnas $#%6#. Las diez páginas que le siguen merecen ser leídas, no solo por la inteligente capacidad de defensa del modelo, sino porque entre líneas reconoce que su gobierno creó una estructura de gasto que dificultó la posterior estabilidad macroeconómica. Es irónico, César Gaviria disparó el gasto social y Ernesto Samper, "#$&#", realizó las privatizaciones para financiarlo.

El tercero es un documento de José Antonio Ocampo, Retomar la agenda del desarrollo, en el que en forma académica y mesurada muestra las limitaciones del economicismo e introduce conceptos alternativos de desarrollo, que definen lo público como encuentro de intereses colectivos, basado "en la tolerancia frente a la diferencia y en la disposición al compromiso". Una discusión sobre los planteamientos de Rodrik, de Stiglitz y particularmente de Sen podría ayudar a construir un camino al que las agresiones %&$ poco le aportan.



El cuarto, y que prefiero, es el de Cecilia López, Las nuevas dimensiones del desarrollo en América Latina. Partiendo de un análisis académico, Cecilia López se atreve a escribir un documento político y de política. Rescata y defiende los aspectos positivos del neoliberalismo, lo limita en su capacidad de impacto a sus reales y pequeñas dimensiones y plantea redefinir un concepto integral de economía política, que aquí se nos perdió entre la aséptica tecnocracia, los sombreritos blancos del Caguán y las opiniones %&$#.

Les recomiendo a los candidatos una mirada a estos documentos. Me permito recordarles que los presidentes deben ser ideológicos y no casuísticos o anecdóticos. Agradezco a Echavarría, a Ocampo, a Gaviria y a Cecilia López por decirle a Colombia que el habernos estancado en las columnas #$& y en los comentarios $%# convirtió esto en un país $%&#.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.