Opinión

  • | 2006/04/12 00:00

    2006, hoja de ruta de Mercados financieros

    Lo que hagan los mercados en los próximos meses estará muy marcado por la continuidad o no de la subida de los intereses por parte de la Reserva Federal.

COMPARTIR

Una vez finalizado el primer trimestre de 2006, quiero hacer un análisis de lo sucedido en los últimos meses en los mercados financieros. Y sobre todo, intentar ver qué nos espera para el resto del año.

En los primeros meses de este ejercicio, hemos seguido la tendencia que vimos a finales de 2005: subidas generalizadas de los mercados bursátiles mundiales, incrementos del precio del dinero y fortaleza relativa del dólar contra las principales divisas, si bien las diferencias en rentabilidad entre las distintas regiones del mundo han sido abismales. Por ejemplo, entre la inversión en activos estadounidenses en el último ejercicio e invertir en Europa o en Asia. Estas dos últimas regiones han tenido rendimientos muy superiores al mercado de Nueva York.

Hemos seguido la evolución de las economías de Asia, en especial China e India como países de alto crecimiento y en paralelo de buenas oportunidades de inversión. Lo mismo ha sucedido con los otros miembros del "BRIC", que englobaba las dos anteriores junto a Rusia y Brasil como el sitio para estar y conseguir buenos rendimientos. Pero la sorpresa ha sido el resurgimiento de la economía japonesa (lo pronosticamos hace casi dos años en esta publicación). Japón ha estado inmerso en una recesión, con decrecimiento de precios y crisis del sector financiero e inmobiliario por los últimos diez años. Finalmente, el consumo interno ha empezado a despertar, los bancos están ya saneados y pueden afrontar un crecimiento sostenido de sus carteras crediticias y su economía está también impulsada por el crecimiento de las exportaciones a las economías emergentes de la región. Esto se ha visto reflejado en la subida del Nikkei que ha pasado de 7.000 puntos a 17.000 en los últimos 24 meses.

Otro de los factores importantes ha sido el prácticamente nulo rendimiento de la renta fija de países desarrollados los últimos 12 meses. En un entorno en el cual los tipos de interés a corto plazo han pasado desde el 1% al 4,75% en Estados Unidos, los bonos de largo plazo prácticamente se han quedado rindiendo lo mismo; de hecho, hoy, la curva está invertida y paga más estar a corto plazo que a largo. Lo mismo ha ocurrido en Europa, donde los bonos a largo plazo rinden ligeramente por encima del 3% y los intereses a corto están en el 2,5%. Todo esto ha producido que el dólar se haya comportado de forma errática en las últimas semanas, al pasar de estar totalmente debilitado en 2004 a subidas generalizadas contra el euro y el yen en 2005.

Lo que vayan a hacer los mercados en los próximos meses va a estar muy marcado por diferentes variables, siendo la principal la continuación o no de la subida de los intereses por parte de la Reserva Federal. En mi impresión, la misma finalizará en la próxima reunión de mayo y alcanzará el nivel del 5%. En ese momento terminará la incertidumbre y podremos ver dos cosas, subidas fuertes de los mercados bursátiles tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, y posible caída del dólar contra el euro, yen y monedas de países desarrollados. Lo que ha empujado al dólar en el último año ha sido la subida de los intereses. Una vez que haya terminado, se volverán a ver los fundamentales de su economía y los mismos no son muy alentadores. No debemos olvidar que Estados Unidos está en una situación de máximos tanto de su déficit fiscal, como de su déficit de cuenta corriente, y a no ser que tome medidas drásticas para solventarlo su divisa se va a resentir. Por ello, si bien vemos que la bolsa estadounidense debería subir los próximos meses, no lo va a hacer al ritmo de las asiáticas, que seguirán en su espiral alcista por algún tiempo más.

La segunda mitad del año será buen momento para empezar a tomar posiciones de renta fija a plazos algo más largos, ya que es posible que a finales de 2006 se comience a ver el enfriamiento de la economía, debido a 15 subidas consecutivas del precio del dinero. Esto último puede traducirse en que los intereses comiencen a bajar de nuevo.

Como conclusiones: mantener posiciones en bolsas tanto en Europa y Estados Unidos, pero principalmente Asia. Reducir la exposición al dólar ligeramente y empezar a tomar ventaja de los crecientes tipos de interés. Y sobre todo, diversificar, analizar la capacidad de riesgo de cada uno y asesorarse adecuadamente.

Santiago Ulloa, CEO, TBK Investments, Inc. sulloa@tbkinvestments.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?