| 5/27/2008 12:00:00 AM

¿Y qué tiene que ver conmigo lo del computador de Reyes?

Con el informe de Interpol queda demostrada la autenticidad del material decomisado por el gobierno colombiano. Una vez más se confirma y certifica la realidad de los que están apoyando e impulsando la campaña más malintencionada, sucia y altamente financiada que se haya realizado en el continente contra gobernante y país alguno. Con la estrategia mas eficaz de combate “Atacar desde adentro”.

 

En cabeza algunos directivos y vacas sagradas del polo democrático, algunos liberales apoderados de la vocería de un partido que no les pertenece, exguerrilleros, militantes de las farc ocultos en pseudopartidos comunistas y de izquierda, algunas de las mal llamadas ong’s, algún miembro de las altas cortes y otros personajes de turbante o sombrero funestos para la democracia pero que se valen de ella y sus libertades (que casualmente hace ocho años no tenían), se encuentran hoy dedicados a una profesión nueva con connotación internacional, a la vez rentable económica y políticamente: “Persecución al Presidente de la República de Colombia”.

No les queda otra alternativa, pues ante la realidad de éxitos de esta democracia colombiana en números, en resultados y en el sentir de los colombianos (reflejado en las encuestas) no queda otra opción que desprestigiar y atacar en manada al responsable de ese mismo éxito, el cual contradice su retórica. La nueva verdad es que los cambios se han logrado en Colombia sin la necesidad de suprimir el sistema democrático, sin someterse a un comunismo absurdo o acudir a los socialismos modernos de cartelera universitaria y chequera profesional. Estos cambios son bastante dicientes comparados con la historia de los últimos 50 años de Colombia y America Latina en general.

Como ejemplo expongo un caso, el del departamento del Atlántico y su capital Barranquilla. Madriguera de alimañas políticas, antigua e impenetrable que reflejaba como en un espejo a otras muchas regiones del país, pues la corrupción, el saqueo y el delito eran sus principales características políticas históricas. Prueba de ello era la baja aceptación que en sus comienzos el entonces candidato Álvaro Uribe mantenía en la región, pues ya se sabía que en Antioquia los políticos tradicionales (politiqueros) “tenían de para arriba” (según el decir popular) la administración de las contrataciones estatales, departamentales y distritales.

 

Con todo este antecedente y después de llegar a la presidencia el exgobernador de Antioquia, en las más recientes elecciones locales, para gobernación del Atlántico y alcaldía de Barranquilla, se produjo la más aguerrida de las alianzas de politiqueros de vieja data y familias saqueadoras generacionales para continuar en poder local, y sin embargo fueron derrotados voto a voto dando la primera lección de “Democracia Aplicada” a todos los habitantes de la región norte del país.

Para muchos en la región esta fue la prueba reina de una nueva Colombia; “SI SE PUEDE DERROTAR A LA CORRUPCIÓN”. La pregunta es ¿Por qué o por quién, antes con los Gaviria, Pastrana, Barco, Samper no se atrevió la gente a dar el paso? La respuesta es sencilla: CREENCIA. Pues solo una persona, en el principal cargo de este país, ha logrado generar “Creencia” tanto en sus aliados como en sus opositores, pues los que lo aman lo aman en inmensa mayoría y los que le odian lo odian, todo esto por que en ambos grupos lo creen “Capaz de…”

En este escenario las revoluciones bolivarianas o las sumisiones bajo sistemas antidemocráticos como el que proponen los terroristas y sus afiliados ideológicos, no tienen razón de ser en una Colombia pujante, progresista y con aspiraciones de globalizarse, que si bien es cierto tiene mucho aún por cambiar ya se ha demostrado a si misma como nación que si se puede cambiar para mejorar. Le invito a reflexionar sobre la importancia del camino que ya se ha iniciado. Pero por sobre todo mi intención es recordarle que es usted con su voto el que tiene el sartén por el mango, y no los demagogos de chequera altamente dolarizada especialistas en el escándalo y la manipulación. Por ultimo quiero decirle mirándole a los ojos y sin temor a equivocarme la frase que deseo sea la mas importante de de este escrito; ¡Sí, su país depende de usted!

* Desde Barranquilla

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?