| 3/12/2007 12:00:00 AM

¿Una planeación estratégica sin darle importancia a la competencia?

Toda estrategia habrá siempre oportunidades y riesgos, trátese de una iniciativa para alcanzar un mercado conocido o mercados desconocidos.

¿Cómo pueden las empresas maximizar sistemáticamente las oportunidades y al mismo tiempo minimizar los riesgos de formular y ejecutar una estrategia para nuevas alternativas? Está claro que en toda estrategia habrá siempre oportunidades y riesgos, trátese de una iniciativa para alcanzar un mercado conocido o mercados desconocidos.

La única manera de vencer a la competencia es dejar de tratar de vencerla.

Infortunadamente el pensamiento estratégico de los últimos veinticinco años se ha centrado principalmente en las estrategias para escenarios donde prevalece la competencia cuyos resultados han sido muy buenos en el sentido de conocer la manera de competir hábilmente en las turbulentas aguas de la batalla competitiva, desde el análisis de la estructura económica básica de un sector existente, hasta la selección de una posición estratégica de bajo costo o de diferenciación o de especialización, o el benchmarking de la competencia.

 

La explicación radica en parte a la gran influencia de la estrategia militar a partir de la cual se originó la estrategia corporativa. El lenguaje mismo de la estrategia corporativa está profundamente matizado por referencias militares: los “altos mandos”, los “subordinados”, el “campo de batalla”.

 

Descrita en esos términos, la estrategia es cuestión de enfrentar a un oponente y luchar por un determinado territorio limitado y constante a la vez. Sin embargo, a diferencia de la guerra, la historia nos muestra que el universo del mercado nunca ha sido constante. Adicionalmente, en vista de que en un número cada vez mayor de industrias la oferta supera la demanda, competir por una participación en unos mercados cada vez más pequeños, aunque sea necesario, no será suficiente para mantener un alto desempeño. Las empresas deben ir más allá de la competencia a fin de lograr nuevas oportunidades de crecimiento y rentabilidad, deben crear nuevos mercados para sus mismos productos donde la competencia no ha pensado en abordar.

Una nueva propuesta
Se puede decir como verdad de perogullo que la magia de la administración de empresas radica en la posibilidad de mezclar todos y cada uno de los diferentes enfoques administrativos que históricamente han aportado valiosísimos instrumentos para mejorar el arte de la gerencia.

 

De todo este abanico de posibilidades es posible extractar lo mejor de cada una de ellas y generar una nueva propuesta particular para cada empresa. Es así como podemos utilizar lo mejor de la planeación estratégica tradicional y lo mejor de la estrategia de océanos azules generando un nuevo enfoque que resulta muy beneficioso, en crecimiento y rentabilidad, para muchas empresas colombianas.

La nueva propuesta pretende que los gerentes retomen el proceso estratégico tradicional teniendo en cuenta el diagnóstico estratégico, el direccionamiento estratégico, la formulación de la estrategia, la ejecución de la estrategia y el control estratégico como sus etapas fundamentales y adicionarle las herramientas de la estrategia del océano azul, aplicables al caso colombiano, que son: el cuadro estratégico, el esquema de las cuatro acciones y la matriz eliminar – incrementar – reducir – crear.

En la práctica, la planeación estratégica tradicional se mantiene con el enfoque hacia la competencia a fin de mantenerla bajo control evitando posibles “sorpresas” en medio de nuestro proceso de crecimiento y expansión. Paralelamente, las herramientas de océanos azules se deben aplicar en las etapas de diagnóstico y direccionamiento estratégico, a fin de expandir los límites del mercado actual forzado por la industria creando nuevas alternativas que ni la industria ni mucho menos la competencia han tenido en cuenta y lo mejor de todo, sin necesidad de cambiar nuestro producto o productos.

No es tarea fácil, pero sí representa un gran reto para todos aquellos empresarios y gerentes que se han proyectado profesionalmente como arquetipos de excelencia en gestión empresarial. “Hasta el viaje más largo comienza con un primer paso”.


* Administrador de Empresas. Consultor en Modelamiento de Procesos y Planeación Estratégica y Planeación Prospectiva. Correo electrónico: fundescom.col@gmail.com














¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?