| 9/2/2008 12:00:00 AM

Negocios olímpicos

No es la primera vez que alguien compara los negocios con el deporte, pero en época olímpica es más sencillo descubrir la relación. Independientemente de la disciplina, siempre existirá un grupo detrás dando soporte a cada una de las acciones, aun si es un único atleta quien lucha por conseguir el objetivo.

 

Adelante podrá encontrar los puntos coincidentes entre los equipos deportivos exitosos y las unidades de negocio con desempeños sobresalientes:


Junte la diversidad:
A la hora de elegir su equipo, intente reunir elementos con talentos diferentes, con opiniones disímiles y cualidades diametralmente opuestas, esto estimulará la creatividad y la búsqueda de soluciones alternativas a los obstáculos que se presenten.


Sea claro con el objetivo:
Exprese exactamente lo que quiere buscar con su organización, no disfrace la verdad con tecnicismos o florituras, los miembros de su organización quieren saber exactamente que se espera de ellos. Compruebe que se haya entendido, y cuando crea que todos lo tienen claro, compruébelo de nuevo.


Motive con el ejemplo:
No es necesario que sepa cubrir cada posición, pero debe como mínimo conocer las cualidades necesarias para desempeñarlas brillantemente. Demuestre con hechos con esta tan comprometido con el objetivo como el resto, de vez en cuando entre al terreno de juego, no tema equivocarse, aproveche cada error para corregirlo con una acción, nunca con palabras.


Haga divertida cada acción:
El centro de todo es en convertir el tiempo un activo productivo, para luego buscar bienestar, por qué no generar bienestar mientras se es productivo. Diviértase con su equipo, genere prácticas sanas que otorguen victorias internas, celébrelas y transfórmelas en alimento para la competencia final.


Mida el crecimiento:
Desarrolle herramientas que le permitan conocer el progreso de su equipo, mídalo periódicamente y dedíquese a trabajar sobre las fortalezas, ellas mismas se encargaran de cubrir las debilidades. Aplauda los avances no importa su magnitud.


Quítele presión a la competencia:
Siempre que el trabajo previo, se haya hecho con pasión y profesionalismo, el resultado lo reflejará, recuérdele a su equipo que solo existen excusas o resultados, que solo la perseverancia y la determinación pueden vencer al talento.


Apoye siempre a su equipo:
No desapruebe en público la labor de su organización, existen pausas para corregir sobre la marcha, pero previamente se debió desarrollar una lenguaje que permita una comunicación clara entre todos los miembros y que no pueda ser interpretada por los contrarios.


Sea caballero
Cuando le pregunten por su rival…hable muy bien de su equipo (del suyo). Demuestre confianza en lo que eligió y preparó, no le tema a los retos.


Celebre sus derrotas y materialice sus victorias:
Reconozca sus derrotas, aprenda de ellas, celebre la oportunidad de aprender y seguir mejorando.


Convierta sus victorias en eventos, escríbalas, comuníquelas, no se las guarde, más adelante se pueden convertir en el combustible para luchar por otra medalla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?