| 7/30/2007 12:00:00 AM

Marketing jurídico

Los cientos de abogados que lanzan al mercado las universidades del país, y el criterio generalista de cientos de firmas forenses o abogados individuales, convierten la profesión, en un segmento altamente competitivo y, en buena medida, sin visión clara de qué significa un despacho legal con sentido empresarial.

La abogacía ha sido a través del tiempo, una profesión tradicionalista y, como tal, aún se cree, que los clientes llegan a los despachos simplemente por amistad, buen nombre o avisos publicitarios. No. Los despachos de abogados son más que eso. Son, varias personas que integran un equipo empresarial de prestación de servicios con características especiales.

Cuando la oferta abogadil es mayor que la demanda, es cuando se hace necesario implementar una estrategia de marketing aplicada específicamente a los bufetes, entendiendo, que cada firma de abogados, grande, mediana o individual dispondrá de una estrategia única. No hay una estrategia genérica aplicable a todos los despachos de abogados porque los integrantes de cada firma son diferentes, su misión y visión también y, por tanto, su esquema debe ser especial.

Litigantes o miembros de firmas de abogados, sin importar su tamaño, enfilan su futuro en muchos casos por sendas equivocadas, sin visión ni objetivos y, en el mejor de los casos, siguiéndole los pasos a las firmas grandes, sin ningún norte, con un nombre pero sin una marca que los identifique ni los diferencie.

Cuando las firmas de abogados y oficinas individuales que ofertan servicios aumentan desmesuradamente, se hace indispensable incorporar estrategias de marketing para delinear el camino que logre diferenciarlos entre sí.

El Marketing Jurídico es un proceso de gestión, que busca fortalecer la relación con el cliente, que es en fin de cuentas, quien decide contratar al abogado o a la firma legal. Como quiera que la calidad técnica del profesional o el despacho de abogados se presume, queda entonces claro que restan elementos más importantes en la consolidación de aquel: especialidad, imagen, marca, segmentación de mercado, fidelización de clientes, promoción, recurso humano, etc.

Creer que trabajando más se gana más, pasó a ser una creencia utópica, pues el trabajo y la sapiencia no son por sí solos las claves del éxito. Los despachos de abogados así sean individuales, son empresas de servicios y, como empresas que son, les son aplicables técnicas de marketing que les permitan desarrollar la gestión de empresa en la Dirección de los bufetes, para mantenerse o alcanzar niveles competitivos.

Los que no lo hagan seguirán firmes alejándose de los competidores visionarios.


* Consultor de Marketing Forense
E-mail: ndelgadop@marketingforense.com
Tel.: 507-66174555

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?